¿Por qué los espacios culturales y los artistas necesitan leyes? Por Sarai Amoros Ramos*

(Abya Yala Digital).- Luego de informar sobre el hecho, considero que es necesario hablar sobre los anteproyectos. Este 16 de febrero de 2017 en la División de Culturas de la Umsa se reunieron representantes del ámbito cultural de los nueve departamentos para discutir, los anteproyectos de Ley de Gestión de Espacios Culturales no Estatales y de la propuesta de Ley de las y los Artistas (las y los de más, pero…). Luego de conversar con Mario Marín, coordinador nacional ejecutivo de Telartes, nos dimos la tarea de indagar en tales anteproyectos.

La propuesta relacionada con los espacios culturales establece, felizmente, un lazo de trabajo conjunto entre el Ministerio de Culturas y Turismo y los espacios culturales certificados (llamados Espacios Culturales Azules) o no, y fundamentalmente se propone que por un lado, los espacios, se ocupen de destinar todo lo necesario para promover y realizar diversas actividades culturales. Mientras que el aparato estatal deberá eximir a tales espacios de certificados de impuestos, destinar presupuesto para su sostenimiento, y coadyugar en la creación de espacios culturales. Dicha propuesta, si bien está destinada a los espacios culturales, no incluye el papel que juega la sociedad civil que finalmente se apropiará de dichos repositorios. Quizás no sea parte de esta primera etapa, sin embargo consideramos que es crucial que la sociedad conozca cuál es también su responsabilidad y cómo debe cuidar y contribuir a la sostenibilidad de los recintos.

Por su parte la propuesta de Ley de las y los Artistas, si bien es mucho más completa aborda elementos necesarios e imprescindibles de los que debe gozar un trabajador, que sea reconocido por el trabajo que realiza y por la profesión que ejerce: seguro social, horario de trabajo, reconocimiento público y estatal de su trabajo, el acceso a plataformas formativas e informativas en las que se permita dar a conocer su trabajo, entre otras. ¿Cómo sería tratado el tema salarial?, ¿acaso el artista al acceder a un registro único de artistas le permite de facto una fuente laboral segura?, ¿la exención de los impuestos  es suficiente para que el artista pueda “vivir” del arte?, ¿no se debería pensar en espacios que se destinen directamente para el aprendizaje del arte con carácter obligatorio que permita crear una fuente laboral segura para el artista?. Son algunas interrogantes que encuentran respuestas en el anteproyecto.

El derecho de autor tanto fuera como en nuestro país, es otro de los puntos que se abordan, la difusión del trabajo que realizan a nivel nacional, el contacto con las comunidades, el trabajo publicitario y  la creación de un Viceministerio de Formación Artística, un Viceministerio del Artista (dos Viceministerios que bien podrían caminar juntos con una buena gestión). Excelente propuesta, hoy la lucha de los artistas en Bolivia sería muy distinta, si desde pequeño además de formarnos artísticamente, aprendiéramos a respetar el arte.

Aún queda mucho por aportar, cambiar y proponer, pero hoy ambos anteproyectos constituyen un punto de partida vital para el sector cultural en Bolivia. ¿Por qué los espacios culturales y los artistas necesitan una ley? Pues, porque la cultura depende también de ellos para hacerse, forjarse, y construir nuestro mundo. Esperemos sea uno mejor.

*Sarai Amoros Ramos, es periodista y productora  de Abya Yala Culturas e Inartis

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.