Celia Muñoz, miembro ASOFAMD: Las nuevas generaciones tienen que saber lo que era la dictadura para poder valorar y mantener la democracia

La Paz, 17 de jul 2017 (AbyaYala Digital).- Tras casi 3 meses de la muerte del exdictador Luis García Mesa, la Asociación de Familiares de Detenidos Desaparecidos y Mártires por la Liberación Nacional (ASOFAMD), el Viceministerio de Descolonización y la Federación Sindical de Trabajadores Mineros de Bolivia, realizan el Acto de Memoria de los Desaparecidos y Asesinados Durante la Dictadura de Luis García Mesa, este martes a las 19:00 hrs. En puertas de la Federación Sindical de Trabajadores Mineros de Bolivia.

Celia Muñoz, miembro de ASOFAMD, aseguró que “las nuevas generaciones tienen que saber lo que era la dictadura para poder valorar y mantener la democracia y todo lo que pasa en nuestra sociedad.
Vamos a lanzar globos prometiendo que la lucha continúa, si bien el dictador ha fallecido, necesitamos saber dónde están los desaparecidos”

Por otra parte, el ministro de la Presidencia, Alfredo Rada, recordó la época de la dictadura de García Mesa afirmando que fue una dictadura militar donde los derechos laborales de los trabajadores fueron anulados, eliminando todo rastro de democracia y que en esa época murieron muchos bolivianos.

El 17 de julio de 1980, hace 38 años, Luis García Meza y la Junta de Comandantes ejecutaron el último golpe militar, uno de los más cruentos, y derrocaron a la presidenta constitucional Lydia Gueiler Tejada.

El primer objetivo fue asesinar a Marcelo Quiroga Santa Cruz, líder del Partido Socialista (PS-1), los paramilitares que asaltaron la Central Obrera Boliviana (COB), en El Prado, casi al frente del cine Monje Campero, también asesinaron a otros dos dirigentes sindicales: Carlos Flores Bedregal y Gualberto Vega Yapura; sus cuerpos nunca fueron hallados.

García Meza estuvo en el poder entre el 17 de julio de 1980 y el 4 de agosto de 1981, el ministro del Interior (Gobierno) de la dictadura fue Luis Arce Gómez, quien recomendaba a los opositores a “andar con su testamento bajo el brazo”.

En abril de 1993, García Meza, fue condenado a 30 años de prisión, junto con el exministro del Interior, Luis Arce Gómez, pero escapó y fue capturado en Brasil en marzo de 1995 y extraditado a Bolivia, donde fue ingresado al penal de máxima seguridad de Chonchocoro

El 29 de abril de 2018, a los 89 años, luego de pasar por tres infartos previos de los que fue reanimado sin muchas posibilidades de sobrevivir, falleció en el hospital Cossmil de La Paz, donde pasó gran parte de sus 23 años de prisión.

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*