Investigación revela que desde los años 60 la CIA planificó la Operación Cóndor en América Latina

La Operación Cóndor o el Plan Cóndor fue un plan de inteligencia diseñado y coordinado por los servicios de seguridad de las dictaduras militares de Brasil, Argentina, Chile, Bolivia, Paraguay y Uruguay, en colaboración con la CIA de Estados Unidos, para aniquilar a la izquierda opositora durante la década de los 70, en la plenitud de la Guerra Fría.

El plan permitió la colaboración de los dictadores Augusto Pinochet (Chile), Hugo Banzer Suarez (Bolivia), Alfredo Stroessner (Paraguay), Joao Figueredo (Brasil), Jorge Rafael Videla (presidente de la Junta Miliar en Argentina) y al gobierno derechista de Juan María Bodaberry en Uruguay.

La primera desclasificación de documentos del Plan Cóndor

El 2002 se desclasificaron los primeros documentos relacionados con la Operación Cóndor, a petición de la ONG dirigida por Carlos Osorio que se dedica a estudiar los documentos desclasificados por el gobierno de los Estados Unidos. Ese país abrió la primera tanda de documentos secretos sobre la dictadura en Argentina en 2002, ante el persistente reclamo de los organismos locales.

El expresidente Richard Nixon y su estrecho colaborador Henry Kissinger en documentos dados a conocer el 7 de mayo de 2002 por los Archivos Nacionales de Estados Unidos, reconocieron que se alentó el golpe de Estado de 1973 en Chile. Nixon se jacta con el primer ministro británico de la época, Edward Heath, de haber provocado fraude electoral en Uruguay por intermedio de su aliado Brasil para impedir que triunfara la izquierda.

La segunda desclasificación de documentos del Plan Cóndor

Para el 12 de diciembre de 2016 la Casa Blanca anunció sobre la desclasificación de un paquete de más de 500 documentos de inteligencia relativos a la represión política en Argentina en las décadas de 1970 y 1980, y planes elaborados en el marco de la Operación Cóndor.

Mediante un comunicado de la ONG Archivo Nacional de Seguridad, ese mismo año, se señaló que “nuevos documentos echan luz sobre las misiones que la Operación Cóndor planificó en Europa”. Según uno de los documentos de la CIA, las dictaduras que formaban parte de la Operación Cóndor habían elegido a dirigentes de Amnistía Internacional y otros grupos de derechos humanos en París y Londres como objetivos.

Estos 500 documentos contienen información que revela cómo EE.UU. colaboró con los regímenes dictatoriales de Argentina, Chile y Uruguay, para «liquidar» a líderes sociales y políticos de izquierda, no sólo en sus países de origen, sino en Europa, donde muchos iban como exiliados y se dedicaban a la defensa de los Derechos Humanos.

«Dirigentes no terroristas también fueron elegidos para ser asesinados; algunos líderes de Amnistía fueron mencionados como blancos«, refiere uno de los informes de inteligencia de la CIA, fechado en mayo de 1977.

El portal Política Argentina detalla que algunos de los agentes encargados de asesinar a las víctimas fueron entrenados en Buenos Aires, viajaron a Europa disfrazados de empresarios y tenían como tarea infiltrarse en organizaciones de defensa de DD.HH. «para exponer sus conexiones marxistas y socialistas».

Los documentos se hicieron públicos por la presión de varias organizaciones no gubernamentales, dedicadas a buscar la verdad de los crímenes de la dictadura militar argentina, como CELS y las Madres de Plaza de Mayo, refiere RFI.

El reporte “Top Secret” de “The National Intelligence Daily”, una publicación del director de la CIA exclusiva para los principales directores de la agencia de Inteligencia estadounidense, agrega que “desde entonces (líneas tachadas) los argentinos han conducido operaciones contra subversivos en conjunto con los chilenos y uruguayos”.

 

Según material de la norteamericana investigadora y profesora de la Long Island University, Patrice McSherry, proporcionado a LA REPÚBLICA, se sostiene que la coordinación represiva entre los regímenes autoritarios del Cono Sur en los años setenta comenzó en 1973 y 1974, cuando se puso en funcionamiento una red específica que en 1975 tomaría el nombre de “Plan Cóndor”, conjunto de operaciones extraterritoriales, en una reunión efectuada en Chile en 1975 aunque ya había contactos entre los servicios de Inteligencia de la región en los años sesenta.

Para McSherry los planes antisubversivos en el Cono Sur nacieron en la Escuela de las Américas y en las Conferencias de los Ejércitos Americanos realizadas en la década del sesenta, con el patrocinio de Estados Unidos, como acciones contrainsurgentes “preventivas”, antes de que existiera una “amenaza subversiva” en un país en particular de la región.

En su edición del 1º de julio LA REPÚBLICA publicó un documento que demuestra que, en octubre de 1973, días antes de que asumiera la presidencia el general Juan Domingo Perón, ya existía una coordinación entre servicios de Inteligencia de Uruguay, Chile y Argentina, que implicó la detención y posterior expulsión de un grupo de refugiados que huía del golpe de Estado en Chile.

El artículo desclasificado, un informe de dos hojas que se mantiene bajo reserva (por eso aparece mayormente tachado en negro), se titula “S. América: Anti-Refugee Action”, y cuenta que los organismos de seguridad de los países sudamericanos estaban cooperando en acciones contra los refugiados políticos radicados en Argentina.

El informe desclasificado del 23 de junio de 1976 narra que dos días antes, 24 uruguayos y chilenos refugiados habían sido secuestrados y torturados por largas horas en interrogatorios de los que habían tomado parte oficiales de seguridad de Chile y Uruguay, quienes habían realizado operativos en cooperación con fuerzas argentinas.

El documento recuerda que semanas antes dos prominentes políticos uruguayos exiliados (en referencia a Zelmar Michelini y Héctor Gutiérrez Ruiz) y un derrocado presidente boliviano (Juan José Torres) habían sido asesinados en Buenos Aires, en crímenes que el gobierno argentino había adjudicado a grupos extremistas.

La denominada “fase tres” del Plan Cóndor, “altamente secreta”, incluye el viaje de oficiales a cualquier país del mundo para “sancionar” a los “enemigos del Cóndor” o a “terroristas de izquierda”, lo que incluye asesinatos. Se planificó en 1974.

Esta operación no se llevó adelante en su totalidad por la oposición de Brasil, en determinado momento, a actuar en Europa, consignan los informes. Pese a ello, se cometieron varios asesinatos en Europa. Un informe de 1976 indica que Argentina, Bolivia, Brasil, Chile, Paraguay y Uruguay acordaron “liquidar a los terroristas latinoamericanos que viven en Francia”. “Las operaciones del Cóndor en Francia serían simplemente una extensión de la cooperación, que se ha intensificado recientemente, entre gobiernos del Cono Sur para erradicar el terrorismo”, se apunta a continuación. Se aclara que “Brasil ha estado de acuerdo en participar en los aspectos de coordinación de inteligencia del Cóndor en América del Sur, pero no ha acordado participar en acciones conjuntas en Europa”

Documentos sobre el Plan Cóndor de Paraguay son declarados Patrimonio Documental de la Humanidad

En el 2008, la UNESCO, a solicitud de Paraguay, declaró patrimonio documental de la humanidad la gran cantidad de documentos encontrados en un cuarto en la localidad de Lambaré en Paraguay, en su mayoría relativas al Plan Cóndor, así como a la represión política en los 80 en Paraguay.

Este inédito hallazgo se debió a un juez paraguayo, quién actuó a solicitud de una víctima de la represión paraguaya en los años 80, Martin Almada: un educador torturado por personas con distintos acentos del Cono Sur en los años 80 y quién demostró al mundo cuán persistente se debe de ser en el Cono Sur cuando de lucha contra la impunidad se trata.

El 22 de diciembre de 1992, los denominados “Archivos del Terror” vieron la luz del día: “no quiero ser desagradable” debió externar el juez ante la resistencia del oficial a cargo de mantener bajo custodia estos documentos.

Argentina y el 24 de marzo

Cada 24 de marzo, desde 2002, en Argentina se conmemora el Día de la Memoria, la Verdad y la Justicia, como homenaje a las víctimas del genocidio que produjo la última dictadura cívico militar que sufrió ese país.

 

Este domingo 24 de marzo, los movimientos sociales, organizaciones de derechos humanos y partidos políticos recordaron los 43 años de la dictadura en Argentina y  realizaron una multitudinaria marcha rindiendo homenaje a las víctimas y exigiendo justicia y reparación por los casos de desapariciones forzadas, tortura y asesinatos, así como por el robo sistemático de recién nacidos, y otros crímenes de lesa humanidad.

 

En la emblemática Plaza de Mayo de Buenos Aires, ciudadanos, familiares y víctimas de la dictadura levantaron su voz con la consigna «¡Nunca más! Memoria, Verdad y Justicia», a la vez, hicieron fuertes señalamientos al Gobierno de Mauricio Macri y exigieron a la Corte Suprema celeridad en el avance de los juicios de lesa humanidad.

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.