Historia del Derrumbe I

Familiares de los 4 desaparecidos están albergados en el campamento Libertad, a la espera de que aparezcan los cuerpos enterrados en el megadeszlizamiento, de la zona de Bajo Llojeta de la ciudad de La Paz.

En el Campamento Libertad, doña Elsa quiere preservar el calor como puede, con mantas, guantes y una chamarra que le queda grande. Ella, junto a otras personas, se protege de la lluvia debajo de unos plásticos atados a unas carpas mientras espera alguna novedad sobre su padre y su madrastra quienes quedaron sepultados en el megadeslizamiento en la zona de Bajo Llojeta.

“Después de dos días empezaron a buscar a mi papá, hasta ahora no hay nada, no se ve ni su ropa ni el techo de mi casa, tal vez está más adentro. Pero parece que ahora no quieren trabajar, pero nuestro hermano presidente Evo Morales se ha comprometido a que una semana más se va a prolongar la búsqueda de los desaparecidos”, dijo una de las damnificadas.  

En este mismo campamento también se encuentra Benedicto, un hombre de aproximadamente 70 años, quien espera que los bomberos rescaten el cuerpo de su hermana y de su cuñado, quienes por su avanzada edad no pudieron escapar del deslizamiento.

Cuando se le pregunta sobre sus planes futuros para empezar de nuevo después de esta tragedia, responde que no puede pensar nada aún, pues en su pensamiento está primero encontrar a sus familiares, darles cristiana sepultura y después ver cómo empezar de nuevo, pues tan sorpresivo fue este deslizamiento para este electricista que todas sus herramientas de trabajo se encuentran enterradas junto a sus seres queridos.

Por eso, los familiares de los desaparecidos piden más personas para encontrar los cuerpos, aseguran que no se darán por vencidos y se aferran al comunicado del Gobierno Central que anunció que no se descansará hasta encontrar los cuerpos.

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.