Asesinan en Ecuador a un fiscal que investigaba grandes casos de corrupción y el asalto armado a un canal de televisión

Cesar Suárez, uno de los fiscales que investigaba el dramático asalto armado a un canal de televisión en Ecuador ocurrido la semana pasada, así como grandes casos de corrupción, fue asesinado a tiros este miércoles en la ciudad de Guayaquil.

La información fue confirmada por una fuente de la fiscalía del país sudamericano a la agencia de noticias AFP.

«Desafortunadamente, es cierto», dijo la fuente cuando se le preguntó sobre el tiroteo contra el funcionario en Guayaquil.

El pasado 9 de enero, en esa ciudad una banda armada irrumpió en una transmisión en vivo del canal TC, amenazando e hiriendo al personal de la televisora.

Suárez se dirigía a una audiencia judicial cuando fue asesinado, dijo el Consejo de la Judicatura en un comunicado.

Hace unos días había ofrecido una entrevista a un medio ecuatoriano en la que contaba que interrogó a varios de los detenidos por el asalto al canal de televisión.

Los supuestos criminales le habrían contado al fiscal cómo elaboraron el plan para entrar al canal, mientras las autoridades buscaban a los autores intelectuales.

Tras el asesinato de Suárez, la fiscal general ecuatoriana Diana Salazar, dijo que «los criminales, terroristas, no frenarán nuestro compromiso con la sociedad».

En un video publicado en redes sociales, la funcionaria agregó: «Hacemos un llamado a las fuerzas del orden para garantizar la seguridad de quienes están cumpliendo con sus deberes».

Salazar dijo que su oficina ya está investigando el asesinato, pero no ofreció más detalles.

Durante su carrera como fiscal, César Suárez investigó grandes casos de corrupción en Ecuador.

Uno de ellos fue el de sobreprecios en los principales hospitales públicos de ese país en medio de la emergencia sanitaria por la pandemia de covid-19.

Suárez también destapó un millonario desfalco en el Instituto de Seguridad Social de la Policía Nacional de Ecuador (Isspol) en 2021.

Pero quizás el trabajo más notable del fiscal fue el caso Metástasis, un megaoperativo contra la corrupción y el narcotráfico que se realizó en Ecuador a fines del 2023, y que puso en evidencia cómo el crimen organizado había permeado diversas instituciones ecuatorianas, entre ellas, los sistemas de justicia y de seguridad.

Suárez trabajó en este caso de cerca con la fiscal general, Diana Salazar.

Violencia en el país

Guayaquil es uno de los epicentros del narcotráfico en Ecuador, cuyo presidente, Daniel Naboa, declaró la semana pasada el estado de excepción por 60 días y desplegó al ejército para tratar de controlar a los grupos criminales.

En los pasados meses, la nación sudamericana ha sufrido un estallido de violencia. Además del ataque al canal TC, también la semana pasada hubo diversos ataques con explosivos y varias cárceles fueron tomadas por los reos, con más 200 funcionarios penitenciarios secuestrados.

También se fugaron varios reclusos de alto perfil, como fue el caso de Adolfo Macías «Fito», uno de los criminales más peligrosos de Ecuador, quien todavía no ha sido capturado.

El domingo, las fuerzas armadas informaron que habían recuperado varias de estas prisiones y liberado a la mayoría de los rehenes.

Junto a su decreto de excepción y la declaración de un «conflicto armado interno» en el país, el presidente Noboa clasificó a 22 bandas criminales como «terroristas».

Desde que entró en vigor el estado de excepción, las fuerzas de seguridad han detenido a decenas de personas y han usado armamento letal en las calles.

El incidente en TC

Lo hechos de la semana pasada en el canal TC en Guayaquil conmocionaron al país, que hace unos pocos años era uno de los más seguros de la región.

Las imágenes fueron vistas por millones de personas, porque no tan solo fue transmitido al aire, sino que el ataque también se viralizó en redes sociales y dio la vuelta al mundo.

Los criminales encapuchados entraron a eso de las 14:00 (hora local) con armas y lo que parecían ser explosivos. Acto seguido, obligaron a los empleados a permanecer en el suelo.

En el fondo se escuchaban gritos y sonidos similares a disparos. Y a un presentador se le obligó a pedirle a la policía que se retirara del lugar.

Unidades especializadas de la policía ecuatoriana ingresaron a las instalaciones, y detuvieron a 13 de los implicados en el asalto, que ahora están acusados de terrorismo.

Fuente: BBC

Autor