Aumentan a 372 los cuerpos encontrados tras inmolación en Kenia

Al menos 372 cuerpos de miembros de una secta han sido hallados en Kenia luego de que estos ayunaran hasta morir, supuestamente para encontrarse con Jesucristo. 

Los cadáveres fueron hallados por la Policía en un bosque y según la inspectora Rhoda Onyancha, las excavaciones reanudadas este lunes, sacaron a la luz otros 12 cadáveres (hasta el inicio de esta semana habían encontrado 360).

Las autoridades kenyanas advirtieron que en las próximas jornadas pudieran encontrarse otros cuerpos. 

De esta forma, las entidades encargadas continúan encontrando fosas comunes en el bosque Shakahola, sito en el condado Kilifi en la costa.

La mayoría de los cuerpos fueron exhumados en un territorio que supera las 320 hectáreas, al tiempo que solo unos pocos terminaron pereciendo en centros médicos debido a su estado de gravedad.

Lamentablemente, de los 338 cuerpos examinados hasta el momento, 117 eran menores de edad y 201 de adultos, al tiempo que 20 no pudieron determinar la edad debido a su avanzado grado de descomposición. 

Las autopsias revelaron que además de la inanición, muchos de los cadáveres, sobre todo los infantes tenían rastros de estrangulamiento y asfixia.

Las investigaciones policiales arrojaron que feligreses fueron a seguir el ayuno, aunque quisieran abandonarlo. 

Hasta el momento, 37 personas fueron detenidas, incluso, el ministro del Interior de Kenia, Kithure Kindiki señaló a las autoridades por la negligencia de tomar las medidas contra el presunto líder de la secta, pastor Paul Mackenzie, contra quien fueron presentadas varias denuncias.

Fuente: TeleSUR

Autor