Barrientos, asesino de Víctor Jara, esperado tras expulsión

«El Ministerio de Relaciones Exteriores reconoce el constante apoyo que las autoridades estadounidenses han brindado en esta causa, lo que permitirá que Pedro Barrientosenfrente a la Justicia por su responsabilidad en los crímenes de Víctor Jara y (el exdirector de Prisiones) Littré Quiroga», señaló Cancillería en un comunicado oficial.

El Ministerio de Relaciones Exteriores recordó que Barrientos fue detenido en Florida y juzgado por haber entregado información falsa en su proceso de nacionalización estadounidense, lo que condujo a la cancelación de su ciudadanía y «abrió la posibilidad para su deportación a Chile».

La Corte Suprema confirmó el jueves que Barrientos será trasladado por la Policía de Investigaciones (PDI) hasta el Batallón de la policía militar de Peñalolén, donde quedará detenido en calidad de procesado y permanecerá en prisión preventiva, informó la prensa local.

Según constató el ministro encargado del caso, Guillermo de la Barra, será la Oficina de Inmigración y Control de Aduanas de Estados Unidos quien entregue a Barrientos a la PDI, que procederá a su arresto.

Barrientos, «deportado» tras haber perdido su nacionalidad

 Barrientos será deportado –no extraditado– a Chile como cualquier indocumentado porque fue despojado de la ciudadanía estadounidense, explicó el jueves a EFE la abogada Almudena Bernabeu, quien lideró el equipo que presentó el caso civil en una corte de Orlando, en Florida.

El juez estableció que el exmilitar «ocultó intencionalmente hechos materiales relacionados con su servicio militar en sus solicitudes de inmigración». Según el expediente judicial, adquirió de forma ilegal la ciudadanía porque carecía de buen carácter moral al cometer actos ilegales, dar falso testimonio y participar en ejecuciones extrajudiciales.

El exoficial contestó en los trámites migratorios, entre ellos los de residencia permanente y ciudadanía, que no había estado vinculado a ninguna organización política ni servicio militar y negó que hubiera participado en algún genocidio o en el asesinato de cualquier persona por motivos de raza, religión, nacionalidad, origen étnico u opinión política.

Expulsión de Barrientos «recordario de compromiso de perseguir violadores de DD.HH.»

Pedro Pablo Barrientos se encontraba prófugo hasta que fue arrestado el pasado octubre en la ciudad de Deltona, en la costa noreste de Florida, por «su participación en torturas y ejecuciones extrajudiciales tras el golpe militar de 1973» en Chile.

En 2016 un jurado de un tribunal federal en Orlando había responsabilizado al exmilitar de la «tortura y el asesinato» de Jara, tras una demanda presentada por la esposa del cantante, Joan Jara, y sus dos hijas, Manuela Bunster y Amanda Jara. Como compensación por daños y perjuicios, el jurado le pidió en 2016 el pago de una suma millonaria para la familia Jara.  Según los documentos judiciales, el exmilitar ingresó a Estados Unidos en julio de 1990 con una visa de visitante y siete años después se casó con una ciudadana estadounidense.

La embajadora de Estados Unidos en Chile, Bernadette Meehan, destacó hoy a través de una publicación en la red social X (antiguo Twitter) que la «expulsión» de Barrientos de Estados Unidos hacia Chile «es un recordatorio del compromiso del Gobierno estadounidense de perseguir a los violadores de derechos humanos que buscan refugio de la justicia en los Estados Unidos».

DW

Autor