Cartonbol, la empresa boliviana que crece a pesar del impacto económico de la crisis ucraniana

El papel y el cartón escasean y sus precios se disparan a causa de las sanciones a Rusia y el conflicto ucraniano. No obstante, la empresa boliviana Cartonbol, que fabrica láminas y cajas de cartón corrugado, no para de crecer y conquistar nuevos mercados. Días atrás comenzó a exportar sus productos a Chile.

Creada hace más de 10 años, la empresa estatal Cartonbol es un reflejo de los cambios que vivió Bolivia desde 2006, cuando asumió la presidencia Evo Morales (2006-2019). Sus trabajadores, que sienten al emprendimiento como propio, se esforzaron por levantarla desde los cimientos hasta convertirla en referente en el mercado del papel nacional.

Con el golpe de Estado de 2019, que marcó el fin de la presidencia de Morales, Cartonbol quedó abandonada, desfinanciada y mal administrada, como sucedió con casi todas las empresas estatales durante el Gobierno de facto de Jeanine Áñez (2019-2020).

Con la recuperación de la democracia y la asunción del presidente Luis Arce, Cartonbol comenzó en mayo de 2022 a exportar sus productos a la vecina república de Chile. Sputnik visitó la fábrica en la ciudad de Oruro, donde se percibe un ambiente positivo para hacer crecer esta iniciativa.

El gerente general de Cartonbol, Wherner Pedro Cruz, comentó a Sputnik que en 2011 la empresa comenzó a despegar, pero se interpuso el golpe contra Morales. En ese lapso, «se ha estado cubriendo la fase de producción, también se han generado algunos réditos. Cartonbol ha tenido una proyección interesante hasta 2019», comentó.

Sin embargo, «a partir de 2020 se ha tenido un déficit, ya que esta gestión tuvo bastantes problemas políticos, problemas también de la pandemia», agregó Cruz. Durante la presidencia de Áñez, por Cartonbol pasaron cuatro gerentes. Esto provocó»una serie de dificultades, como haber perdido el 50% de la cartera de clientes».

Ese 2020 del Gobierno de facto concluyó para Cartonbol con una pérdida de siete millones de pesos bolivianos (Bs), el equivalente a un millón de dólares.

«Ha sido el peor año de esta empresa pública», se lamentó el gerente.»En 2021 logramos recuperar y reactivar Cartonbol. Con esfuerzo de los trabajadores y de la parte administrativa cerramos la gestión 2021 con una utilidad de Bs 4,7 millones ($us 685.000)», agregó.

Cruz dijo que el año pasado comenzaron a diversificar productos, más allá de sus primordiales empaques. Ahora también construyen muebles de cartón, como escritorios, sillas y bancos.

«Tenemos la estrategia de ocupar otros mercados que eventualmente no eran tradicionales. Estamos sentando presencia en las ciudades de Santa Cruz (este) y El Alto, que son las más dinámicas en cuanto a movimiento industrial. Aquí encontramos una interesante cartera de clientes», aseguró Cruz.

El gerente destacó que también comenzaron a exportar: «Hemos logrado concretar una primera exportación al mercado chileno, con la empresa de plásticos Fosko, que ha tenido interés de trabajar con nosotros».

El primer envío se realizó el pasado 13 de mayo, por un monto de Bs 3,9 millones ($us 568.000) por 600.000 empaques de cartón.»En los próximos 15 meses vamos a despachar esa cantidad a la ciudad de Santiago de Chile», explicó.

El conflicto en Ucrania y el precio del papel

Cruz indicó que la materia prima para elaborar las cajas proviene de la empresa también estatal Papelbol, con sede en Villa Tunari, en el trópico del departamento de Cochabamba. Pero también compran papel del exterior, cuyo precio internacional está aumentando a raíz de la crisis económica global provocada por las sanciones comerciales aplicadas a Rusia, en el contexto del conflicto en Ucrania.

«La situación coyuntural a nivel mundial nos lleva a ser cautos sobre las utilidades por las ventas que proyectamos. El precio del papel y del cartón a nivel mundial están a la alza en este momento», explicó el gerente.

Este contexto «lamentablemente nos afecta en los márgenes de utilidad que tiene esta empresa. Es probable que no tengamos el mismo margen de ganancia que la pasada gestión», mencionó.

De todos modos, el volumen de pedidos requiere mayor espacio en la planta de Oruro para producir: «Tenemos una limitación en el espacio, por eso pensamos ampliar la planta. Eso va a permitir mejorar los procesos productivos para que sean más eficientes», comentó el gerente.

Beneficio para Oruro

René Fábrica es el secretario general del Sindicato de Trabajadores de Cartonbol. Mientras realizaba sus labores, comentó a Sputnik que en la empresa trabajan 150 personas directamente y 250 indirectamente.Él está entre los primeros trabajadores, que en 2010 entraron como albañiles para construir este edificio. Una vez concluida la obra quedó contratado en el área de producción.

«Cada vez tenemos más pedidos, no pensábamos que iban a ser tantos. Nosotros nos sentimos felices cuando tenemos mucha producción», contó con entusiasmo.

«Con la otra presidenta (Áñez) ha bajado la producción, ahora estamos mucho mejor. La parte comercial hace un buen sacrificio para que tengamos más pedidos», aseguró Fábrica.

Por su parte, el gerente destacó que el 95% de las y los trabajadores son de Oruro.»Durante varios años, la economía del departamento se ha concentrado en minería y agricultura. Diversificar esta matriz productiva es parte de la estrategia del Gobierno, del Estado», dijo Cruz, quien estudió Ingeniería en la Universidad Técnica de Oruro (UTO).

Y agregó: «Para Oruro es muy importante tener este tipo de industria, porque paulatinamente nos da alternativas para desarrollarnos industrialmente».

Fuente. Agencia Boliviana de Información (ABI)

Comentarios

Autor