Caso cadetes: Condori habla del accidente y dice no sentir casi la mitad del cuerpo, «viví un infierno»

Uno de los cadetes accidentados del Colegio Militar Herlan Condori habló públicamente por primera vez acerca de lo sucedido, calificándolo como «un infierno». Asegura que no siente nada de su cuerpo de las costillas para abajo.

En una entrevista con F10, Condori indicó que su camarada Cristhian López, el segundo cadete accidentado, no hizo prácticas previas respecto al ejercicio «salto de la muerte» y señaló a sus instructores como responsables de lo sucedido.

“El error que se cometió de parte de los instructores fue el tamaño de la cuerda que no sabían, ellos no sabían qué tamaño de cuerda se debía dar para el salto de la muerte. Mis instructores de ingeniería son el capitán Herrera, mi teniente Patzi y mi teniente Salas”, manifestó.

Los acusados sostuvieron anteriormente que se emitió una orden previa de no saltar. Sobre ello, Condori dijo que en ningún momento escuchó dicha instrucción ya que, de haber sido así, no habrían realizado el ejercicio.

“En ningún momento había escuchado esa orden, de haber escuchado esa orden no hubiera hecho (el salto)”, afirmó.

Condori fue quien grabó el video antes del accidente ocurrido el 18 de abril. En el audiovisual, se lo escucha decir a su superior “nadie me está anclando”.

Él se encuentra internado en el piso 3 de la Clínica del Sur de la zona Sur de La Paz. El cadete dijo que vivió “un infierno durante 20 días en terapia intensiva”.

“Estaba dormido casi dos semanas y media, estaba fuera de la realidad, incluso dicen que estaba muerto dos veces. Me falta un pedazo de cráneo, no sé si puede observar, eso es lo que más me preocupa, que me falta un pedazo de cráneo. No siento de las costillas para abajo, no siento mi barriga, no siento mi aparato (…), no siento mis piernas. Estaba conectado a tubos respiratorios, sondas; era un infierno que viví durante tres semanas (aproximadamente)”, contó.

El 18 de abril, dos cadetes sufrieron graves lesiones tras lanzarse de una altura de al menos 20 metros durante una demostración en el 132 aniversario del Colegio Militar del Ejército “Cnl. Gualberto Villarroel” en la zona de Irpavi de la ciudad de La Paz.

María Elena Guaguaya, abogada de los dos cadetes, denunció que la Clínica del Sur pretende dar de alta a ambos pese a que los pacientes aún no se encuentran recuperados en su totalidad.

“La preocupación de los cadetes y las familias es precisamente que les han anunciado ya su alta. ¿Eso qué implica? Un alta en esas condiciones, los dos no pueden movilizar sus piernas; más en la situación del cadete López, es traumante. Es sumamente traumante cuando a mí a o a usted que le digan que no va poder caminar; más todavía teniendo una pierna en mayor proporción que la otra, en toda dimensión”, explicó la abogada.

Por este hecho, la Fiscalía imputó a dos militares por lesiones gravísimas. El primero fue el teniente Juan José P. y luego el capitán Manfred Á. H., ambos recluidos en el penal de San Pedro. Un tercer militar se encuentra con detención domiciliaria.

OPINIÓN

Autor