Cocaleros conminan al Gobierno a liberar a Machicado hasta el jueves

Cocaleros del sector de Freddy Machicado determinaron dar un plazo hasta el jueves para que este dirigente sea liberado;  caso contrario, anunciaron medidas de presión que, esta vez, con el apoyo de otros sectores sociales del país.

En una reunión en su sede de Villa Fátima, los socios de la Asociación de Productores de Coca (Adepcoca) pidieron también la renuncia de los ministros de Gobierno, Eduardo del Castillo, y de Desarrollo Rural, Remmy Gonzáles.

Dirigentes como César Apaza, del Comité de Autodefensa, habían anunciado la llegada de ‘familias íntegras’ desde los Yungas y de ‘estudiantes de las promociones’ de los colegios de esta región para una asamblea masiva con más de 43.000 personas.

Sin embargo, las imágenes captadas en el lugar muestran otro panorama.

Machicado está detenido en la cárcel de San Pedro acusado de al menos 14 delitos por la violenta toma del edificio donde funcionaba el mercado llamado ‘paralelo’, del sector de de Adepcoca Arnold Alanes, el 8 de septiembre.

Al final de la asamblea y antes de iniciar una marcha por las calles de La Paz, el dirigente cocalero Gabriel Matos, secretario de actas de Adepcoca, dio lectura a las conclusiones de la asamblea.

Temprano en la mañana, el dirigente Apaza anunció en La Razón Radio que se firmará un acuerdo con otros sectores como los gremiales, maestros y hasta las esposas de los policías para la creación de una Central de los Trabajadores.

Pero nada de eso ocurrió y Matos, después de la lectura de las conclusiones de la asamblea, ratificó la intención de apoyar la creación de esta organización, que, según dijo, será paralela a la Central Obrera Boliviana (COB).

Sin embargo, todo está aún en tratativas y no hay ni fechas ni un documento final para llevar adelante este propósito.

Poco después, la marcha, que no fue tan numerosa como se anticipó, llegó hasta cercanías de la plaza Murillo y una comisión de dirigentes fue hasta las ventanillas de la Casa Grande del Pueblo para dejar el documento, que para los cocaleros significa una nueva demanda ante el Gobierno.

“Se buscará la unidad de diferentes organizaciones departamentales y nacionales. Ahora vamos a unirnos al pedido de la realización del Censo y otras demandas si el Gobierno no responde este último pliego”, dijo Matos.

Fuente: La Razón

Autor