Cuba rechaza presencia en la isla de submarino nuclear de EE.UU.

El Ministerio de Relaciones Exteriores de Cuba (Minrex) rechazó categóricamente el ingreso en la oriental bahía de Guantánamo de un submarino de propulsión nuclear; lo cual catalogó como “una escalada provocadora de los Estados Unidos (EE. UU.), cuyos motivos políticos o estratégicos se desconocen”.

Según una declaración publicada por la Cancillería cubana, el submarino permaneció del 5 al 8 de julio últimos en el enclave, que “ocupa un territorio de 117 kilómetros cuadrados desde hace 121 años, en contra de la voluntad del pueblo cubano y como rezago colonial de la ilegítima ocupación militar” iniciada en 1898.

La nota de protesta explica, además, que se trata de una base que, desde hace muchos años, carece de importancia estratégica o militar para EE. UU. y que “su permanencia solo responde al objetivo político de tratar de ultrajar los derechos soberanos de Cuba”.

El texto de la Cancillería del país caribeño reitera la denuncia de que la utilidad práctica del enclave en las últimas décadas “se ha reducido a servir de centro de detención, tortura y violación sistemática de los derechos humanos de decenas de ciudadanos de diversos países”.

La declaración alerta también que “la presencia allí de un submarino nuclear en estos momentos obliga a cuestionar cuál es la razón militar del hecho en esta región pacífica del mundo, contra qué objetivo se dirige y qué propósito estratégico persigue”.

Asimismo, la nota del Minrex recuerda que “las 33 naciones de la región son firmantes de las Declaración de América Latina y el Caribe como Zona de Paz, suscrita en La Habana en enero de 2014”.

“También es importante tomar en cuenta que, como amenaza para la soberanía y los intereses de los pueblos latinoamericanos y caribeños, los Estados Unidos han establecido más de 70 bases militares en la región, con diverso grado de permanencia, más otras formas operacionales de presencia militar”, contrasta el texto.

La cancillería cubana aseveró, además, que los altos mandos militares de EE. UU. “han hecho referencia pública en tiempos recientes a la intención de usar su poderío bélico para asegurar las ambiciones estadounidenses sobre los recursos naturales de América Latina y el Caribe”.

Finalmente, la declaración del Ministerio de Relaciones Exteriores de Cuba reiteró la demanda de que EE. UU. devuelva el territorio ilegalmente ocupado» y “advierte sobre el peligro que entraña la presencia y circulación de submarinos nucleares” estadounidenses en la región.

Telesur

Autor