Decenas de muertos en explosiones cerca de la tumba del general iraní Soleimani

Dos explosiones se registraron este miércoles en una carretera y en el exterior de una mezquita cercana al cementerio donde está enterrado el general Qassem Soleimani, en la ciudad iraní de Kerman, dejando decenas de muertos y heridos, informan medios locales.

El Ministerio de Emergencias del país estima que hasta el momento 73 personas murieron y 170 resultaron heridas en las explosiones, informa la agencia IRNA. Medios de comunicación locales difundieron dos vídeos del lugar de los hechos en los que se escuchan dos explosiones y el pánico de la gente.

La primera explosión se produjo a 700 metros de la tumba de Soleimani y la segunda a un kilómetro del santuario. Ya se ha evacuado a la gente del lugar y las fuerzas del orden están trabajando para determinar la causa de las detonaciones.

Mientras, las autoridades locales declararon a IRNA que se trata de atentados terroristas. Una fuente familiarizada con el asunto también reveló al medio que las primeras investigaciones muestran que había dos bombas en la carretera donde se produjeron las explosiones, y los terroristas las detonaron por control remoto. Según la agencia, contrario a algunos rumores, este atentado no fue suicida.

La tragedia se produjo el día del aniversario del asesinato del importante militar iraní, cometido hace cuatro años por EE.UU. en el aeropuerto internacional de Bagdad. 

¿Quién fue Qassem Soleimani?

Soleimani fue una figura clave en la dirección de las acciones militares de Irán en la región. Estaba al frente de los servicios de inteligencia iraníes y, gracias a sus numerosos méritos, gozaba de una gran popularidad.

Justo después de la Revolución Islámica de 1979 se alistó en los Cuerpos de la Guardia Revolucionaria Islámica (CGRI), una organización militar cuyo objetivo es la protección del sistema político de Irán. Pronto fue designado comandante de la 41.ª División de los CGRI, con la cual participó en la Guerra entre Irán e Irak (1980-1988).

Cerca de una década después del conflicto, —entre septiembre de 1997 y marzo de 1998—, fue designado como jefe de las Fuerzas Quds, la unidad de élite del CGRI responsable de las operaciones especiales en el extranjero, cargo que ocupaba cuando fue asesinado el 3 de enero de 2020.

El Pentágono asumió la responsabilidad del asesinato e indicó que fue ordenado por el expresidente Donald Trump, que buscaba romper así la influencia de Teherán en la región. En 2021, el exjefe de la inteligencia militar israelí, Tamir Hayman, admitió que el país hebreo también estuvo involucrado en el asesinato del comandante Soleimani.

Fuente: RT

Autor