Denuncias de encubrimiento y abuso sexual sacuden a religiosos en San Ignacio de Velasco

Una oleada de acusaciones de encubrimiento, violación y abuso sexual sacude a la comunidad religiosa de San Ignacio de Velasco, en Santa Cruz. Marvin Astorga, representante legal de las víctimas de abusos de sacerdotes, presentó una denuncia pública en la ciudad de El Alto, respaldado por el procurador general del Estado, Wilfredo Chávez.

Astorga señaló directamente al obispo Robert Herman F. de San Ignacio de Velasco por, supuestamente, encubrir los delitos cometidos por religiosos bajo su autoridad, incluyendo violaciones, casos de pederastia y abuso sexual.

Uno de los casos denunciados se refiere a la violación de una niña de aproximadamente 10 años en Roboré por parte del padre Eulalio Modesto Poori Tacohons, quien fue encarcelado en el penal de Palmasola, pero recuperó su libertad menos de tres años después del suceso.

Según Astorga, el obispo Robert Herman F. tenía conocimiento de este acto desde 2020, cuando el párroco de San Matías agredió sexualmente a la menor que se preparaba para su primera comunión. Las investigaciones revelaron que los abusos se prolongaron desde que la niña tenía siete años.

«Llama la atención que, como obispo, el señor Herman no haya hecho nada para buscar justicia para esta niña», condenó Astorga.

Otro caso que mencionó es el de la presunta violación de una misionera cometida por el sacerdote argentino J.M.P. en 2017, un hecho que el obispo habría calificado en su momento como una «estrategia» para aprovecharse de la Iglesia, de acuerdo a declaraciones recogidas de la agencia de noticias estatal ABI.

En dicha ocasión, colectivos y familiares de la misionera denunciaron al sacerdote por, presuntamente, haberla drogado y violado en San José de Chiquitos. Astorga lamentó la pasiva actuación del obispo, de quien afirma que no solo no tomó medidas, sino que intimidó a la víctima para que cerrara el caso.

Patrimonio del Estado

Además de estas graves acusaciones de abuso sexual, Astorga lleva años denunciando los supuestos abusos de poder de los religiosos de la Iglesia católica, quienes, según él, se han apropiado indebidamente del patrimonio del Estado en varios arzobispados. Con documentación en mano, el jurista afirmó que la Iglesia católica tiene más de 100 propiedades a su nombre y actúa como una especie de «terrateniente».

“Estamos denunciando que nuestro Estado no solamente ha sufrido el embate de personajes dentro de la Iglesia, que han dañado y han lacerado los derechos de mujeres y de niños en el ejercicio de sus funciones como clérigos (…). Estamos señalando también, con documentación, que la Iglesia católica le ha cercenado al Estado su patrimonio cultural arquitectónico declarado por la Unesco”, señaló Astorga.

Ante estas denuncias, el procurador Chávez aseguró que se coordinará con la Fiscalía General del Estado para llevar a cabo una investigación exhaustiva sobre los delitos de encubrimiento, violación y abuso sexual. Remarcó que esta investigación no es contra la Iglesia, sino contra las personas que incurren en delitos.

“Vamos a ver qué paso con estos casos, que eran de conocimiento público (…). El encubrimiento nuevamente de una autoridad que debía haber operado y protegido a la víctima, en lugar de ello se estaba dedicando al tema del patrimonio”, enfatizó Chávez.

Por su lado, el obispo Roberto Herman F., monseñor de la Diócesis de San Ignacio de Velasco, anunció que en el transcurso de la mañana de este miércoles ofrecerá una conferencia de prensa para referirse a las acusaciones vertidas por Astorga y las declaraciones del procurador Chávez.

Fuente: El Deber

Comentarios

Autor