Detectan movimientos económicos sospechosos del Gobernador potosino, incluso en su época de alcalde

La Unidad de Investigaciones Financieras (UIF) detectó que el gobernador de Potosí, Jhonny Mamani, realizó movimientos económicos sospechosos, incluso en su época de alcalde de Tahua.

Se trata de uno de los argumentos por los que el Ministerio Público decidió imputar a la autoridad por el presunto delito de legitimación de ganancias ilícitas.

El fiscal departamental de La Paz, William Alave, informó que emitieron la resolución de imputación formal, en la que también piden seis meses de detención preventiva para el gobernador en el penal de San Pedro.

“La Fiscalía Especializada en Delitos de Corrupción, ha emitido la resolución de imputación formal de acuerdo a elementos que se colectaron. La imputación ya fue presentada a la autoridad jurisdiccional, en la misma se solicita la detención preventiva de la autoridad por seis meses en el penal de San Pedro, porque existe probabilidad de autoría y riesgos procesales”, dijo Alave.

Según la información que maneja la Fiscalía, un informe de la UIF da cuenta que el imputado realizó cinco depósitos en efectivo por un monto total de Bs 58.100, entre octubre de 2016 a septiembre de 2022, sin que existan respaldos sobre el origen de esos dineros.

Además, la autoridad potosina cobró 67 cheques del Banco Unión para beneficio propio, por lo que se presume un desvío de fondos del Gobierno Autónomo Municipal de Tahua. Ese dinero habría sido usado para pagar sus deudas personales.

Correo del Sur

Autor