EE. UU. no apoya alto el fuego en Gaza pese a llamado urgente de ONU

Luego de 60 días de asedio israelí a Gaza, con saldo de más de 17.000 palestinos asesinados, Estados Unidos sostuvo que no apoya el alto al fuego inmediato en la Franja de Gaza, al cual urgió este viernes, en el Consejo de Seguridad, el secretario general de la ONU, António Guterres.

Durante el debate del ente, convocado con urgencia a instancias de Guterres ante los crímenes de guerra de Israel y la dramática situación humanitaria de los civiles, el representante estadounidense, Robert Wood, se negó a apoyar el cese de las hostilidades.

De esa manera eliminó la posibilidad de influir en el ente sionista para que acate una tregua, según la iniciativa diseñada por Emiratos Árabes Unidos, que recibió el apoyo de todos los países árabes e islámicos, además de Rusia y China.

Poco antes, durante la sesión, Guterres manifestó: “El pueblo de Gaza mira al abismo”. La sesión excepcional, convocada a partir de haber invocado el artículo 99 de la Carta de las Naciones Unidas, permitió al secretario general dirigirse al Consejo al juzgar que existe una amenaza grave para la seguridad.

Afirmó que “la ley humanitaria internacional no puede aplicarse de forma selectiva. Es vinculante para todos las partes igualmente y en todo momento, y la obligación de respetarla no depende de la reciprocidad”.

Manifestó que las “violaciones a la ley de la guerra” que a su juicio cometió el movimiento de resistencia islámica palestino Hamás “no absuelven a Israel de sus propias violaciones”.

Al intervenir, el representante permanente adjunto de Rusia ante la ONU, Dmitri Polianski, afirmó que “decepciona enormemente que el Consejo de Seguridad, con su caja de herramientas excepcionalmente poderosa en virtud del artículo 7 de la Carta de la ONU, no haya adoptado en todo este tiempo ninguna decisión clara y vinculante que exija, en lugar de pedir, a las partes que pongan fin a la violencia».

En ese sentido, denunció que, bajo la presión de EE. UU., «el imperativo absoluto de un alto el fuego fue sustituido por un llamamiento sin dirección a pausas sin garantías».

Asimismo, declaró que difícilmente se puede esperar que Occidente haga una evaluación adecuada de lo que está ocurriendo, ya que EE. UU. y el Reino Unido nunca han rendido cuentas por sus «crímenes de guerra».

Telesur

Autor