«El noticiero está de vuelta»: TV de Ecuador se repone a ataque armado

El telediario «está de vuelta aquí en el mismo espacio donde quisieron silenciarnos», continuó la presentadora Saskia Bermeo desde Guayaquil (suroeste), durante la primera emisión tras el ataque del martes.

Ese día hombres encapuchados y armados irrumpieron durante el programa del mediodía, sometieron a los periodistas e hirieron a dos trabajadores, mientras los televidentes escuchaban en vivo y en directo los disparos, gritos y lamentos. No hubo muertos y 13 responsables fueron detenidos.

«Regresamos ahora con más fuerza y más comprometidos (…) con la gente que se despierta con nuestra señal para salir a construir un mejor Ecuador», añadió la periodista desde el mismo plató que días antes quedó ensangrentado.

Más de una veintena de bandas narco, integradas por unos 20.000 miembros, siembran terror en el país desde el domingo en represalia por las políticas de mano firme del gobierno para doblegarlos: motines en las cárceles, 178 funcionarios de prisiones retenidos por presos, policías secuestrados, ataques con explosivos y vehículos incendiados.

Ecuador había logrado esquivar durante mucho tiempo la violencia del narco, pese a estar ubicado entre los mayores productores de cocaína, Perú y Colombia. Pero en los últimos cinco años, la tasa de homicidios por cada 100.000 habitantes pasó de 6 a 46 en 2023 y el país cobró protagonismo en el mapa mundial del tráfico de droga.

Aunque la actividad se reanudó levemente en las principales ciudades, muchos comercios se mantienen cerrados, el transporte público circula con menor frecuencia de la habitual, universidades y escuelas atienden clases de manera virtual y prima el teletrabajo.

Más de 22.400 militares están desplegados, hay patrullajes por tierra, aire y mar, requisas en las calles, operaciones en cárceles y toques de queda.

Desinformación y confusión

Guayaquil retomaba este jueves paulatinamente su actividad. La principal avenida de la ciudad portuaria se veía sin sus habituales embotellamientos, aunque el confinamiento casi total del día anterior cedió.

«Estamos con miedo, con temor que el (momento) menos pensado vuelvan a hacer lo mismo», dijo a la AFP Inés Macas, un ama de casa de 69 años que denunció saqueos en Quito.

Agencias

Autor