El país cuenta con un stock de 25 millones de litros de diésel, según la ANH

Luego de que se hiciera visible el problema en el suministro de combustibles líquidos en el país, en especial de diésel, el director de la Agencia Nacional de Hidrocarburos, Germán Jiménez, informó este jueves que Bolivia cuenta con un stock de 25 millones de litros de este producto y 20 millones de litros de gasolina.

Con esto la autoridad trató de poner paños fríos a los problemas registrados en las ciudades del eje central y en especial en Santa Cruz, por lo que aseguró que, con estos volúmenes, se garantiza la provisión normal de carburantes.

Pero eso no es todo, el funcionario estatal señaló que actualmente está en tránsito a Bolivia una carga de 17 millones de litros de diésel para cubrir a cabalidad la demanda de la población.

“Tenemos saldos estables en las plantas de almacenaje, estamos hablando de un saldo de casi 25 millones de litros de diésel y más de 20 millones de litros de gasolina. Además, tenemos volúmenes de importación de 17 millones de litros”, explicó en una conferencia en La Paz.

Jiménez detalló que, con estos volúmenes, a escala nacional, se cuenta con una autonomía de cinco días, sin contar con el carburante que está llegando, vía importación, para reforzar este suministro.

Abastecimiento normal

La autoridad del sector explicó, por ejemplo, que en la ciudad de La Paz  se está normalizando la comercialización de combustibles líquidos que, según él, fue alterada por un requerimiento anormal que fue impulsado por la desinformación.

“En La Paz, por ejemplo, la estación de servicio Volcán comercializó cuatro veces más de lo que usualmente vende cada día, llegando a 100.000 litros en una jornada”, señaló.

En Santa Cruz, el director regional de la ANH, Jimmy Méndez, consultado por varios medios de comunicación, señaló que la refinería Guillermo Elder Bell tiene 10 millones de litros de diésel en sus tanques de almacenamiento. Esta cifra equivale a tres días de autonomía.

Desde la anterior semana, el transporte pesado sufre problemas de abastecimiento de combustibles, en especial de diésel. 

En Bolivia desde 2004 se subsidia el precio de los combustibles. Y en los últimos años el Estado ha destinado más de $us 1.000 en la importación de los carburantes.

Fuente: El Deber

Autor