El Presidente dice que el ejercicio de la protesta ‘jamás’ puede servir para justificar la quema de sedes obreras y campesinas

En la clausura de gestión de la Escuela Militar de Sargentos del Ejército, en Cochabamba, el presidente Luis Arce afirmó que el ejercicio de la protesta «jamas» puede servir para justificar la quema de sedes obreras y campesinas. Advirtió que entre octubre y noviembre «se le hizo daño al país.

«El ejercicio de la protesta jamás puede servir para justificar la quema de sedes obreras y campesinas, la toma de comandos policiales, el abuso de mujeres indígenas o actos de violencia. Es necesario sentirse indignado por lo que sucedió durante los meses de octubre y noviembre, como si aquellas injusticias se las hubiera cometido contra uno mismo porque efectivamente fue así. Se le hizo daño al pueblo boliviano”, sostuvo el Jefe de Estado, durante su discurso.

El 11 de noviembre, la sede de la Federación Sindical Única de Trabajadores Campesinos de Santa Cruz fue tomada y posteriormente incendiada por gente afín a la Unión Juvenil Cruceñista (UJC) y al gobernador Luis Fernando Camacho. Ese mismo día la sede de la Central Obrera Departamental (COD) Santa Cruz fue saqueada.

Arce cuestionó que se busque justificar lo ocurrido durante los 36 días de paro como persecución política y advirtió que la sociedad tiene el derecho de defenderse.

«Por eso cuando se abren juicios y se denuncian actos que provocaron perdidas económicas, dolor, muerte y hasta un hecho de violación grupal no puede hacerse una apología del delito denunciando la aplicación de la justicia en un acto de persecución política», sostuvo.

En el inicio de su discurso, el Presidente aseveró que Bolivia «acaba de superar un conflicto que se ha llevado cuatro vidas humanas, cientos de personas heridas , miles de compatriotas afectados en sus derechos al trabajo y al libre tránsito, ciudadanas y ciudadanos de una capital fundamental de Bolivia que aspiran a vivir en paz y armonía con los suyos y con la naturaleza, por ello, no es coincidencia  que hoy estamos reunidos en una escuela que lleva el nombre de un héroe de las fuerzas armadas que rindió su vida justamente combatiendo a fuerzas separatista».

En este sentido aludió a héroes como el sargento Maximiliano Paredes murió en la Guerra del Arce, Nicolás Suárez y Bruno Racua.

Fuente: Ahora el Pueblo

Autor