En cuatro días de lluvias se atendieron 120 casos de emergencia en La Paz; algunas familias desocupan sus casas

14 de febrero de 2024

La ciudad de La Paz fue uno de los municipios con mayor persistencia de lluvias durante los últimos cuatro días y esa situación generó una serie de situaciones de emergencia, según confirmó la noche de este martes la Alcaldía paceña.

Han sido cuatro días casi completos que hemos tenido un clima adverso desde la perspectiva de las lluvias (…). Se han superado los 120 casos relacionados con lluvias (porque solamente) el día de hoy han sido (registrados) algo más de 20 casos de emergencia”, dijo Juan Pablo Palma, secretario municipal de Resiliencia y Gestión de Vulnerabilidades.

La lluvia de este martes comenzó cerca de las 14:00 y se prolongó durante al menos tres horas, aunque, según el funcionario municipal, “ha sido un tanto menor a las precipitaciones que hemos tenido en días anteriores”.

Pero pese a esa situación, “la cuenca con mayor precipitación fue la de Huayñajahuira, que es la que desciende de Ovejuyo, Chasquipampa, Cota Cota, Calacoto’’, señaló.

Precisó que el pluviómetro del municipio de La Paz registró una precipitación de 2,7 milímetros por metro cuadrado, pero que se ha alcanzado 18,5 milímetros en la cabecera de la cuenca, que está ubicada fuera de la ciudad.

Es así que los efectos de esta lluvia empezaron a ocurrir con la presentación de ondas pulsantes en el río Huayñajahuira, con el desborde del mismo en dos puntos, es decir, en la calle 15 de Calacoto y en el puente de la calle 24.

“También hemos tenido pequeños problemas en la canalización del río Orkojahuira, muy cerca donde ese construye el puente Playón Verde (…) y también tenemos un problema que persiste en el río Aruntaya’’, indicó.

San Isidro

En medio de estas lluvias, uno de los hechos que mayor concentración mediática generó fue la situación de la zona San Isidro, donde, según recordó Palma, hay “un historial recurrente de desajustes y agrietamientos” con daños a la propiedad pública y privada.

Vecinos afectados de dicha zona, a través de distintos medios, denunciaron que las grietas en sus viviendas se ampliaron durante los últimos días con mayor intensidad e incluso se observó que algunas familias optaron por abandonar sus viviendas en medio de lágrimas.

​Pero “no es un evento nuevo, es por eso que hasta en la última actualización del mapa de riesgo del año 2011, se estableció como un área en muy alto riesgo”, señaló el secretario municipal.

Además, recordó que, por diferentes solicitudes de dirigentes de San Isidro, se hicieron un conjunto de estudios desde finales de 2021.

“Esos estudios han sido de monitoreo instrumentado, monitoreo visual, geológico, geodinámico y también hidrogeológico. Como consecuencia de esos estudios se han presentado la propuesta y la alternativa de ejecución de dos proyectos con una inversión superior a los cuatro millones de bolivianos’’, enfatizó.

EL DEBER

Autor