En Uruguay, Marset también usó videos para manifestarse

La difusión de videos, la defensa de su “inocencia” y los cuestionamientos a las autoridades locales son el “modus operandi” del narcotraficante uruguayo Sebastián Marset para burlar su captura no solo en Bolivia, sino también en Uruguay.

El 29 de julio, luego de un megaoperativo fallido con 2.250 policías en Santa Cruz, el hombre escapó de su eventual captura. Estaba siendo buscado desde el 23 de junio, cuando —según informó— el ministro de Gobierno, Eduardo del Castillo, recibió el reporte sobre su presencia en el país.

Días después, el 2 de agosto, apareció en un video. “Gracias a la ayuda del director de la FELCN (Fuerza Especial de Lucha Contra el Narcotráfico) que logré irme porque él me avisó que el ministro (Eduardo del Castillo) ya habría dado orden de aprehensión contra mí”, se le escucha decir.

En un segundo video, publicado el 12 de agosto, Marset dijo que se fue de Bolivia “hace rato” y pidió a Del Castillo “no quedar como burro frente a su país”.

En entrevista con La Razón, este martes, el viceministro de Sustancias Controladas, Jaime Mamani, afirmó que la forma de Marset de responder a su búsqueda por parte de las autoridades es típica: difundir videos. “Utilizaba ese modus operandi para desviar la atención; lo mismo hacía en Paraguay y Uruguay”, comentó.

Uruguay

El 18 de agosto de 2022, el informativo Telenoche de Canal 4 de Uruguay difundió un primer video grabado por el narcotraficante cuyas características eran similares a los publicados en Bolivia. En él, Marset niega ser dueño de propiedades incautadas por las autoridades y considera que algunos detenidos son inocentes. Cuestiona la publicación de fotografías de sus hijos y su esposa. Ella “tampoco tiene que ver con mis cosas”, reclama.

Además, dice que los medios de información lo tienen “podrido” y que las autoridades “no tienen prueba de nada”, “en ninguna le pegaron” y “están errando lejos”.

En otro video deslinda responsabilidades sobre la muerte del empresario Mauricio Schvartzman, el 12 de septiembre de 2021 en Asunción, Paraguay. “No sé de dónde sacan que soy asesino, que tengo algo que ver”, afirma.

El hombre había sido asesinado dos días después de que Marset fuera detenido en Dubái, Emiratos Árabes cuando, junto a su familia, intentaba viajar con pasaporte falso a Turquía, según reportes de medios de información.

“Pero, ‘fue Sebastián Marset; todo lo que pasa, Sebastián Marset’; hallan droga, Sebastián Marset; matan, Sebastián Marset’”, protesta el narcotraficante.

“Pero no hay nada a nombre de Sebastián Marset”, reivindica.

También desafía a Uruguay, Paraguay y Colombia a desligarlo de la política. “Entre izquierda y derecha, mátense entre ustedes; a mí no me metan esas cosas”.

Dato

Cuestiona que el presidente de Colombia, Gustavo Petro, lo haya vinculado con el asesinato del fiscal paraguayo Marcelo Pecci, el 10 de mayo de 2022, en una isla turística colombiana. “No sé con qué derecho el presidente de un país se atreve a decir que yo tengo que ver con la muerte de Marcelo Pecci”, protesta Marset.

El jurista formaba parte del equipo de investigadores del operativo “A Ultranza PY”, un caso de narcotráfico y lavado de dinero en Paraguay en el que fue involucrado también en uruguayo.

Marset. como a Del Castillo, también insulta al expresidente de Uruguay José Mujica, a quien cuestiona su afán de legalizar la marihuana. “Maldito viejo éste”.

Pese a que el director de Investigaciones de la Policía, Juan Rodríguez, dijo que posiblemente el narcotraficante huyó a Argentina o a Venezuela, el viceministro Mamani dijo ayer a La Razón que el hombre más buscado “aún permanece en territorio nacional”.

Fuente: TeleSUR

Autor