Estados Unidos registra 566 incidentes armados letales solo en 2023

Con el reciente tiroteo masivo registrado en la ciudad de Lewinston, Maine el pasado miércoles 25 de octubre, Estados Unidos ha sufrido 566 incidentes armados en lo que va del 2023.

La Gobernadora de la ciudad de Maine, Janet Mills, ha reportado que 18 personas han fallecido y 13 se encuentran heridas en el reciente ataque. Esta cifra es alarmante para los ciudadanos y autoridades que consideran a este año como uno de los más violentos después del año 2021 donde se registraron 692 hechos armados con saldos fatales.

El tiroteo en la ciudad de Lewiston, Maine es el décimo peor incidente en el triste ranking de tiroteos más mortíferos de EEUU.

En la última década, Estados Unidos ha experimentado un preocupante incremento en la violencia armada. La organización no gubernamental conocida como Archivo de la Violencia Armada o Gun Violence Archive (GVA), fundada en 2013 con la misión de recopilar sistemáticamente datos sobre tiroteos, desempeña un papel crucial en el monitoreo de esta tendencia. Según su definición, un tiroteo masivo se produce cuando al menos cuatro personas resultan heridas o fallecen, excluyendo al perpetrador.

Los 10 peores tiroteos de la historia de Estados Unidos

La masacre de Las Vegas en 2017 fue un devastador tiroteo masivo que ocurrió el 1 de octubre en Las Vegas, Nevada. Un hombre de 64 años llamado Stephen Paddock disparó contra una multitud que asistía a un concierto al aire libre desde el piso 32 del hotel Mandalay Bay. Este ataque resultó en la trágica muerte de 58 personas y dejó a cientos más heridas, convirtiéndose en el tiroteo masivo más mortífero en la historia de Estados Unidos.

La masacre de Orlando en 2016 fue un tiroteo masivo ocurrido el 12 de junio en el club nocturno Pulse en Orlando, Florida. Omar Mateen, el autor del ataque, abrió fuego en el club, matando a 49 personas e hiriendo a muchas más antes de ser abatido por la policía. Fue uno de los tiroteos masivos más mortales en la historia de Estados Unidos en ese momento y se consideró un acto de terrorismo doméstico. El club Pulse era un lugar de encuentro para la comunidad LGBTQ+ y el ataque fue visto como un ataque dirigido a esa comunidad. La masacre provocó debates sobre el control de armas, la seguridad en lugares públicos y los derechos de la comunidad LGBTQ+. También condujo a un enfoque más intenso en la lucha contra el extremismo violento y la radicalización en Estados Unidos.

La masacre de Virginia Tech en 2007 fue un tiroteo masivo en la Universidad Politécnica de Virginia en Estados Unidos. Seung-Hui Cho, un estudiante, llevó a cabo el ataque, dejando 32 muertos y varios heridos antes de suicidarse. El incidente generó debates sobre control de armas, seguridad en campus universitarios y salud mental. Llevó a cambios en la regulación de armas y mejoras en seguridad en instituciones educativas. La tragedia resaltó la importancia de abordar la salud mental y la regulación de armas de fuego.

La masacre de la Escuela Primaria Sandy Hook, ocurrida el 14 de diciembre de 2012 en Newtown, Connecticut, fue un trágico tiroteo masivo que resultó en la muerte de 20 niños y 6 adultos. El atacante, Adam Lanza, de 20 años, se suicidó en la escuela después de llevar a cabo el tiroteo. El incidente generó debates sobre el control de armas en Estados Unidos y la atención a la salud mental, dejando un profundo legado de dolor y llamados a la acción en busca de una regulación más estricta de las armas de fuego y una mejor atención de la salud mental.

La masacre de la Iglesia Bautista de Sutherland Springs en Texas, en noviembre de 2017, fue un trágico tiroteo en el que Devin Patrick Kelley abrió fuego en medio de un servicio religioso, dejando 26 muertos y varios heridos. Después del ataque, Kelley se suicidó. Este incidente reavivó el debate sobre el control de armas y la necesidad de un escrutinio más estricto de los antecedentes de quienes desean comprar armas de fuego.

La Masacre de Luby’s, ocurrida en Killeen, Texas, el 16 de octubre de 1991, fue un trágico tiroteo en un restaurante Luby’s. George Hennard, el atacante, embistió su camioneta contra el establecimiento y abrió fuego indiscriminadamente, matando a 23 personas y dejando a 27 heridas antes de suicidarse. Aunque no se determinaron motivos claros para su acción, el incidente desencadenó debates sobre el control de armas, ya que Hennard había obtenido armas de fuego legalmente a pesar de problemas de salud mental. Como consecuencia, se realizaron cambios en la legislación de Texas en relación con el porte de armas en lugares públicos.

El tiroteo en Walmart de El Paso, Texas, ocurrido el 3 de agosto de 2019, fue un devastador ataque en el que Patrick Cusius abrió fuego en la tienda, resultando en la muerte de 23 personas y múltiples heridos. El autor fue arrestado y enfrentó cargos relacionados con homicidio. Su manifiesto en línea reveló motivaciones racistas y antiinmigrantes. El evento generó debates sobre el control de armas, la retórica de odio en línea y la seguridad en lugares públicos, además de un llamado a la unidad y la tolerancia en la sociedad.

La masacre de San Ysidro ocurrió el 18 de julio de 1984 en un restaurante McDonald’s en San Ysidro, California. James Oliver Huberty ingresó al lugar y abrió fuego, matando a 21 personas, incluyendo niños, e hiriendo a otras 19 antes de ser abatido por la policía. Aunque no se determinaron motivos claros, Huberty había mostrado signos de problemas mentales. El incidente generó debates sobre salud mental, seguridad en lugares públicos y el acceso a armas de fuego, y dejó una profunda huella en la comunidad y en el país.

La masacre de la Escuela Primaria Robb de Uvalde, que ocurrió el 24 de mayo de 2022, involucró a Salvador Rolando Ramos, un joven de 18 años. que asesinó a 21 personas e hiriendo a otras diecisiete. Antes del tiroteo en la escuela, también hirió gravemente a su abuela en su casa. El atacante entró al edificio escolar sin encontrar resistencia y se encerró en un aula, donde perpetró el tiroteo. Tras aproximadamente una hora, fue abatido por una unidad táctica de la Patrulla Fronteriza de los Estados Unidos (BORTAC).

Un tiroteo múltiple en Lewiston, Maine, ocurrido el 25 de octubre, ha dejado un saldo trágico con al menos 18 personas muertas y 13 heridas, según la gobernadora de Maine, Janet Mills. El principal sospechoso es Robert Card, un instructor de tiro de 40 años, que actualmente se encuentra prófugo. Este tiroteo se suma a la lista de los 10 peores tiroteos en la historia de Estados Unidos, y ha reavivado el debate sobre el control de armas y la seguridad en el país. La comunidad local y el país en general buscan comprender y abordar las causas subyacentes de este trágico suceso.

Sin tregua, el incidente más reciente registra 5 fallecidos

En la madrugada del 26 de octubre, cinco personas fueron halladas muertas a tiros en una residencia en Carolina del Norte, según informó el sheriff del condado de Sampson, Jimmy Thornton. Las autoridades respondieron a un reporte de homicidio en las afueras de Clinton y descubrieron a las cinco víctimas con heridas de bala. Hasta el momento, no se dispone de información acerca de un posible sospechoso ni sobre la relación entre las víctimas. Las edades de las personas fallecidas abarcan desde mediados de los 30 años hasta los 80 años. La oficina del sheriff no ha proporcionado detalles adicionales, incluyendo si los homicidios están siendo investigados como un asesinato en masa de acuerdo a la definición del FBI. Estos trágicos eventos han conmocionado a la comunidad.

Los Tiempos

Autor