Exestudiantes ven que entrega de diario de “Pica” es prueba del encubrimiento

La Asociación de Antiguos Alumnos del Colegio Juan XXIII  afirmó ayer que el envío, desde El Vaticano, del diario del jesuita Alfonso Pedrajas a la Fiscalía de Cochabamba es una prueba del “encubrimiento de los actos delictivos del pederasta”.

El dirigente de los exestudiantes, Hilarión Baldivieso, afirmó a Los Tiempos que hay “incertidumbre” y dudas en la entrega del diario, porque el documento llegó directamente desde Roma a la Fiscalía, lo que significa que la Iglesia ya tenía conocimiento de los casos de abuso y no los informó.

“Crea certidumbre de que este diario haya estado en manos del Vaticano. No llega de España, no llega por cooperación internacional de fiscalías, no llega por ningún medio de la pareja homosexual, ni del periódico español (El País, que develó el caso), sino llega de Roma , es decir, los jesuitas ya conocían del diario con mucha antelación y no hicieron nada”, indicó Baldivieso.

Ayer, se conoció que la Compañía de Jesús entregó a la Fiscalía el diario del fallecido jesuita Pedrajas, en el que admite al menos 85 violaciones en su paso por centros educativos, la mayoría en el Juan XXIII de Cochabamba. 

“El diario fue recibido hace pocos días por el Provincial en un sobre llegado desde Roma vía courier, remitido por la Curia General de la Compañía de Jesús, que a su vez lo recibió del Dicasterio de la Doctrina de la Fe del Vaticano”, informó la compañía en un comunicado.

Para Baldivieso, la Fiscalía debe abrir una investigación para saber desde cuándo tienen los jesuitas el diario y por qué no lo dieron a conocer antes.

“Tenemos la incertidumbre de que si este documento, este diario llegó directamente de Roma y no así se España. Entonces, quiere decir que este diario estaba bajo custodia de la Santa Sede, del Vaticano. Por tanto, si llegó de Roma vía courier y ha sido remitido por la curia general dela Compañía de Jesús, entonces, la entrega del diario a la Fiscalía por parte de los jesuitas es una prueba fehaciente y absoluta de encubrimiento de los actos delictivos del pederasta”, dijo.

Afirmó que los exestudiantes están convencidos de que en el transcurso de la historia se ha ido estructurando una serie de encubrimientos respecto a los casos de pederastia de algunas instituciones de la Compañía de Jesús.

“¿Desde cuándo tienen ese diario? Deben verificar su autenticidad del diario, si han entregado en sobre sin abrir, como pueden saber que el diario es original”, dijo.

El dirigente también convocó a las víctimas y testigos de los casos de pederastia a que vayan a declarar a la Fiscalía de Cochabamba para acelerar el proceso contra los perpetradores. Lamentó que la falta de funcionarios, debido a vacaciones, esté afectando a la celeridad del caso.

Los exestudiantes apuntaron contra Pedrajas, fallecido en 2009 y el jesuita Francisco Pifarré. Además, piden investigar  por encubrimiento a Arturo Moscoso, Bernardo Mercado y Oswaldo Chirveches.

A casi dos meses de hacerse público el caso Pedrajas, a través del periódico español El País, se revelaron casos de pederastia en toda la región. Pedrajas, que murió en Bolivia en 2009, admitió: “Hice daño a mucha gente (¿85?), demasiadas”.

Luego  de que el caso saliera a la luz, varias víctimas denunciaron a otros sacerdotes y también la complicidad de altos cargos en instituciones religiosas y centros educativos. Hasta la fecha, ocho curas son acusados de pederastia: Pedrajas, Antonio Gausset, Carlos Villamil, Alejandro Mestre, Luis María Roma y Jorge Vila, todos fallecidos, y Francesc Peris y Francisco Pifarré.

La Compañía de Jesús y la Conferencia Episcopal Boliviana (CEB) aseveraron que colaborarán en las investigaciones de la justicia. Además, la Iglesia creó cuatro comisiones de escucha e investigación interna.
El Procurador pide investigar a fondo

El procurador general del Estado, Wilfredo Chávez, afirmó que el diario de Alfonso Pedrajas, que llegó a Bolivia desde Roma, develará las atrocidades cometidas por varios curas en instituciones educativas y a sus encubridores.

fuente: Los Tiempos

Autor