Exministra de Exteriores de Austria: Macron quiere «formar parte de la fiesta» de los BRICS «a la que no fue invitado»

La exministra de Asuntos Exteriores de Austria, Karin Kneissl, que actualmente reside en la provincia rusa de Riazán, ha explicado en una entrevista con TASS las razones por las que el presidente francés, Emmanuel Macron, tiene tanto interés en asistir a la cumbre del grupo BRICS, que se celebrará del 22 al 24 de agosto en Sudáfrica.

La exfuncionaria recordó que cuando fue nombrada ministra, pidió a sus colegas que le entregaran documentación sobre la visión de Austria o la Unión Europea sobre el BRICS, pero «no había ni un solo documento», porque Europa no se había interesado por esta asociación antes.

Sin embargo, ahora Macron «corre» a llamar a la puerta del BRICS y pide formar «parte de una fiesta a la que no fue invitado». «Estamos asistiendo a una transformación completa de la geopolítica, de las relaciones internacionales, que afecta también a las instituciones», afirmó.

El BRICS y la OCS han ocupado el lugar de otras instituciones

Kneissl considera que ha llegado el momento de reconocer que las instituciones con sede en Ginebra y Viena han perdido relevancia mientras aumenta la de otras como el BRICS y la Organización de Cooperación de Shanghái (OCS). «Occidente lo ha ignorado y descuidado durante mucho tiempo, aunque el grupo BRICS tiene un gran atractivo económico», apuntó.

Además, la exministra austriaca secundó la idea del jefe del Servicio de Inteligencia Exterior de Rusia, Serguéi Naryshkin, quien apuntó que la abreviatura BRICS suena similar a la palabra brick (‘ladrillo’, en inglés) y la propia asociación representa la fundación de un mundo igualitario.

La presencia de Macron sería «inapropiada»

El presidente de Francia envió en junio una solicitud a su homólogo sudafricano, Cyril Ramaphosa, para poder acudir a la cumbre de los BRICS en Johannesburgo.

El viceministro ruso de Asuntos Exteriores, Serguéi Riabkovcomentó que la presencia de Macron sería «inapropiada», ya que este «comparte la línea de la OTAN de infligirnos una supuesta derrota estratégica».

Sin embargo, Riabkov señaló que «corresponde al anfitrión determinar a los invitados». «El país anfitrión decide a quién acoge y en qué formato. Pero es igualmente importante que la invitación vaya precedida de consultas entre todos los participantes del BRICS», valoró.

El 7 se agosto, la ministra de Relaciones Exteriores y Cooperación de Sudáfrica, Naledi Pandoraseguró que el país no había enviado ninguna invitación a Marcon para que participara en la cumbre. Asimismo, indicó a que son ya 23 los países que han solicitado unirse al grupo.

RT

Autor