Hamás denuncia negativa de Israel a extender la tregua en Gaza

El movimiento de la resistencia palestina Hamás responsabilizó el viernes a Israel de la ruptura de la tregua en el asedio sionista a Gaza, que había durado siete días al tiempo que aseguró que al menos cien gazatíes ya fueron asesinados tras la reanudación de los bombardeos israelíes.

De acuerdo a un comunicado de Hamás, «la ocupación es responsable de la reanudación de la guerra y de la agresión nazi contra la Franja de Gaza, después de negarse durante toda la noche a aceptar todas las ofertas para liberar a más rehenes».

El grupo de la resistencia palestina aseguró que Israel también se negó a aceptar la liberación de otros retenidos, quienes fallecieron en Gaza por los bombardeos israelíes.

En ese mismo sentido, explicó que «la ocupación [sionista] se negó a aceptar todas estas ofertas, porque tenía la decisión previa de reanudar la agresión criminal», al tiempo que responsabilizó a Estado Unidos, principal socio de Israel, por «la continuación de los crímenes de guerra sionistas en la Franja».

El fuego cruzado se reanudó desde las primeras horas de esta mañana con potentes ataques por aire, tierra y mar por parte de las fuerzas sionistas a los largo de todo el territorio palestino, bajo asedio desde el pasado 7 de octubre.

De hecho, el Ministerio de Sanidad de la Franja de Gaza  indicó que la agresión israelí desde el fin de la tregua por la mañana ha causado 109 muertos y centenares de heridos.

El portavoz del Ministerio de Sanidad, Ashraf al Qudra, advirtió de que «la situación sanitaria en Gaza, particularmente en el norte, es extremadamente catastrófica debido a que los principales hospitales están fuera de servicio».

Asimismo, puntualizó que «las capacidades médicas y clínicas en la parte norte de Gaza son muy limitadas. Los tres hospitales que quedan son pequeños y no pueden recibir un gran número de heridos», aclaró.

La tregua supuso una pausa al asedio sionista que estalló el 7 de octubre tras un ataque del brazo armado de Hamás. Desde entonces, y hasta el día en que comenzó la tregua, el 24 de noviembre, las fueras de Israel mantuvieron una implacable ofensiva sobre el territorio palestino que ha dejado más de 15.000 muertos, otras miles de personas sepultadas bajos los escombros, y casi dos millones de desplazados que viven una grave crisis humanitaria ante el colapso de los hospitales y la escasez de vivienda, agua potable, alimento, medicinas y electricidad.

Telesur

Autor