Incendio de magnitud arrasa con 3.000 metros cuadrados de una fábrica alteña

De acuerdo con el informe de Bomberos, el fuego causó severos daños en la estructura del establecimiento y afectó a viviendas contiguas

24 de junio de 2024

POR RODOLFO ALIAGA

Un incendio de magnitud en la zona alteña de San Luis, distrito 8 de esa urbe, arrasó con una fábrica de plástico de 3.000 metros cuadrados. Personal de bomberos investiga las razones para el inicio del siniestro que comenzó cerca a la media noche del domingo.

Bomberos y personal de la Alcaldía de El Alto llegaron al lugar para apagar las llamas. Según reportes preliminares, más de 100.000 litros de agua se necesitaron para apagarlas. Sin embargo, hasta las 07.00 algunos focos de calor continuaban activos.

“Seguimos con el trabajo de apagado del incendio clase a, b y c. Se ha producido en una planta de reciclaje de plástico. Un combustible poderoso ha producido que las llamas sean de gran dimensión, las llamas han sido controladas por nuestro personal”, señaló el director nacional de Bomberos, Silvio Terrazas.

De acuerdo con el informe de Bomberos, el fuego causó severos daños en la estructura del establecimiento y afectó a viviendas contiguas con vidrios rotos y paredes dañadas. No se registran víctimas humanas.

Fábrica de plástico

Aún las autoridades aguardan que los responsables o dueños de la planta se apersonen por el lugar.

Todo el personal de Bomberos de El Alto y de la zona Sur acudieron al lugar del siniestro, que se inició a las 23.30, según los vecinos.

Por ahora se desconocen las razones específicas para que se haya desatado el fuego en la fábrica, aunque no se descarta que un petardo pudiera ser el detonante. La investigación continúa para conocer a detalle las causas del siniestro.

“Por la fiesta de San Juan, posiblemente una chispa pudo activar el incendio, más adelante se va a determinar todo esto”, detalló el teniente de Bomberos, Carlos Espinoza.

Los habitantes de las casas vecinas a la planta de plásticos señalaron a medios de comunicación que una vez que se percataron del incendio, tomaron previsiones ante la tardanza en la llegada de ayuda.

Sacaron sus vehículos de sus garajes, empaparon con agua las paredes para evitar que las llamas del fuego consuman sus viviendas también.

Bomberos confirmaron que los vecinos ayudaron tanto en el reabastecimiento del líquido elemento para los camiones de sus unidades como en coadyuvar en las tareas de apagar las llamas con cubetas de agua que llevaban desde sus hogares.

LA RAZÓN

Autor