Interventor del Fassil evalúa situación de los trabajadores para reducir personal

 El interventor del Banco Fassil, Carlos Colodro, informó este domingo que al momento se hace un análisis de los trabajadores de la entidad para reducir la cantidad de los funcionarios, toda vez que está intervenido y ya no podrá operar.

Entre los aspectos que se analizan están los salarios que tienen, las condiciones en la que estaban ejerciendo sus funciones, si contaban con beneficios sociales, entre otros.

“Tenemos que hacer una revisión minuciosa de todas y cada una de las personas que trabajan en este banco; en cuanto a su tiempo de ingreso, vacaciones. Todo lo que corresponde a hacer una análisis para empezar con el tema de ver la posibilidad de ir reduciendo a la gente”, indicó.

Mientras se realiza todo ese proceso, todos los trabajadores de Banco Fassil mantienen esa condición hasta que se emita un informe por parte del interventor.

“Los empleados  del Banco Fassil siguen manteniendo su condición de tales; todavía no hemos iniciado la reducción de los funcionarios. Naturalmente, al dejar de ser una empresa en marcha vamos a tener que hacer reducción como establece la normativa”, añadió.

Intervención de Fassil

El viernes, la ministra de Trabajo, Verónica Navia, afirmó que hará respetar los derechos de los trabajadores de Banco Fassil, afectados por la intervención de la Autoridad de Supervisión del Sistema Financiero (Asfi); que identificó irregularidades en el cumplimiento de pagos a sus clientes.

Navia afirmó que se recaba información del interventor del banco para conocer la situación económica de la entidad, lo que garantizará cubrir los beneficios sociales y el pago de salarios adeudados, si hubiera.

A causa de la intervención y el cierre de todas las oficinas de la entidad, decenas de trabajadores del banco Fassil en La Paz y el resto del país, exigieron el cumplimiento del pago de sus beneficios sociales.

Uno de los representantes de los trabajadores en La Paz, Richard Gonzales, sostuvo que la medida afectó a aproximadamente 5.000 empleados en todo el país; de los que más de 1.000 corresponden a La Paz y El Alto.

Fuente: La Razón

Autor