Jujeños responden al gobernador Morales: No nos manda nadie

Quienes perdieron sus terrenos y aquellos que temen quedarse sin agua son, en su mayoría, los actores de las protestas en Jujuy (Argentina) en contra de la Constitución que puso en vigor el gobernador Gerardo Morales quien, más allá de dar marcha atrás en su reforma inconsulta, culpa a la izquierda, al kirchnerismo y ahora al Movimiento Al Socialismos (MAS) de Bolivia por las movilizaciones.

“En la Gobernación hacen responsables al kirchnerismo y a la izquierda de todo esto, pero acá somos pueblos indígenas, independientes, autónomos. No nos manda nadie”, respondió una comunaria a la reportera del diario argentino Página 12 que llegó hasta Purmamarca, que se encuentra a 65 kilómetros de San Salvador de Jujuy.

La zona está cubierta de piedras y rieles, y en cada punta de ese largo tramo hay barricadas. Los manifestantes son más de quinientos, casi todos de comunidades de los pueblos originarios que llegan desde las localidades de la Quebrada y de la Puna, refiere el diario argentino.

En esta jornada, Morales dijo a un medio argentino que “está viniendo gente de afuera de la provincia a politizar y realizar hechos de violencia”.

“Hay por lo menos 21 detenidos que vienen de afuera de Jujuy, algunos con gran cantidad de dinero”, afirmó.

Además, dijo, que “son gente que viene de Bolivia, venían cuatro colectivos con gente de Bolivia que trabajan con el Frente de Todos y gente del MAS boliviano. Vienen para generar los hechos de violencia”.

Sin embargo, en los puntos de bloqueo y en San Salvador de Jujuy, donde el martes se registró una fuerte represión por parte de la Policía de la provincia, los comunarios se organizan por su cuenta, no tienen dirigentes principales porque la amenaza de raptarlos y despareceros es latente. En su mayoría no tienen celulares, ni colchones, ni abrigos y la comida se la ofrecen algunas familias del lugar y también la compran de algunos comerciantes.

Milton Méndez llegó de la comunidad de Vicuñayoc, de Humahuaca. Asegura que la preocupación es por el avance de la extracción de litio que «nos va a expulsar de nuestros territorios».

«Si esa riqueza volviera a la gente, todavía. Pero ya están sacando el litio y no queda nada: si metés adentro de los cerros vas a encontrar que la gente es muy humilde, en todo sentido».

¿Por qué apoya el bloqueo? Porque nació en la Quebrada y aunque no viva en una comunidad, se siente originaria. “Acá todos somos originarios, vivamos o no en una comunidad”. Da en la clave de la identidad de estos cortes de ruta, donde no se habla de los bajos salarios, como en las protestas de la capital de Jujuy, sino de la cuestión de la tierra y del temor a que la extracción de litio contamine las fuentes de agua.

Pero eso no es todo. Detrás de la Constitución de Morales, que solo fue explicada a 156 de las 300 comunidades registradas en todo Jujuy, estaría el objetivo de apropiarse de las tierras indígenas, como sucedió en Caspalá, una pequeña localidad en la zona centro-oeste de la provincia, en la región de los valles de altura, entre los departamentos de Tilcara y Humahuaca y la frontera con Salta.

“A pesar de contar con apenas 300 habitantes y estar fuera del eje turístico, Caspalá es un claro ejemplo de la manera en la que la gestión Morales avanza con violencia sobre los derechos de las comunidades originarias, muy lejos del diálogo pacifista que aseguró tener en la conferencia del lunes y en las simultáneas entrevistas con sus periodistas afines”, apunta el diario argentino.

Ramona Chapor, de 43 años, dio el cruento episodio que padecieron a fines del año pasado, cuando el gobierno provincial se ensañó con su pueblo y le arrebató la titularidad de terrenos que eran de uso público para la comunidad kolla.

“Nací acá, pero durante tantos años nunca he visto un destrozo tan único. Fue una pesadilla para mí, porque nunca vivimos de esta manera, y ahora Morales, el gobernador, se puso de acuerdo con el comisionado, armaron proyectos con mentiras, falsificando firmas”, relata Chapor.

Caspalá es manejada por Cambia Jujuy, de Morales, aunque en las elecciones de mayo se impuso el Frente Justicialista de Jujuy, ruptura del régimen oficialista que también se produjo en otros pueblos y comunidades del interior como Yavi, Mina Pirquitas, Rinconada, El Moreno y Fraile Pintado, entre otros.

“A través de eso hasta a mí me han robado mi firma, diciendo que yo he firmado.¿Pero cómo yo voy a firmar para que me destrocen mi terreno? Después vinieron las máquinas y las fuerzas, policías, y nos han hostigados y amenazado con llevarnos presos, que no nos opongamos”, explica.

Morales, de extracción radical, fue electo gobernador en 2015 y relecto en 2019 con mandato hasta diciembre de 2023.

El gobernador fue denunciado en junio de 2021 por el presunto contrabando de armamento a Bolivia, en el contexto del golpe de Estado a Evo Morales, ocurrido en noviembre de 2019.

El Frente Milagro Sala presentó la acusación penal en contra del gobernador Morales y también en contra del exembajador en La Paz y actual ministro jujeño, Normando Álvarez García.

La demanda tiene sustento en la documentación encontrada que dio cuenta de cómo el gobierno de Juntos por el Cambio, del ahora expresidente Mauricio Macri, había contrabandeado armamento que, efectivamente, llegó a manos de policías y de la Fuerza Aérea de Bolivia.

En Bolivia, la investigación avanzó. Se sentó en los tribunales al entonces comandante de la Fuerza Aérea, Jorge Gonzalo Terceros Lara, que había agradecido al embajador argentino Normando Álvarez García por las 70.000 municiones recibidas. Luego se interrogó a militares de menor rango involucrados y al personal diplomático boliviano que estuvo al tanto de esos hechos.

De hecho, hubo un primer condenado. Se trata de Renzo Pedro Arteaga Fernández, un exfuncionario de la Cancillería boliviana que aceptó su culpabilidad en un juicio abreviado y recibió una pena de tres años de prisión.

Sin embargo, en Argentina ocurrió todo lo contrario. “A pesar de tener capacidad de convocar a los funcionarios del Gobierno del expresidente Mauricio Macri”, los jueces de Comodoro Py “cortaron el hilo por lo más fino y solo llamaron a declarar a los gendarmes que acudieron a resguardar la embajada argentina en Bolivia», indicó Basteiro en enero de este año a Página 12.

En junio de 2021, Morales condecoró a Normando Álvarez García con la Medalla Orden del General Manuel Belgrano en reconocimiento a su desempeño de «alto valor humanitario» durante el golpe de Estado en Bolivia, en noviembre de 2019.

“No nos van a correr, no nos van a arrinconar con la mentira, ni con la épica barata, ni la discriminación”, subrayó en referencia al contrabando de material bélico a Bolivia. En el momento más efusivo de su discurso arremetió: “que vayan al psicólogo, que se hagan ver”.

El 2019, tras la renuncia forzada de Evo Morales, la segunda vicepresidenta del Senado, Jeanine Áñez, se autoproclamó presidenta del Senado y luego mandataria del Estado argumentando la figura de “sucesión constitucional”, en una sesión que no contó con ningún legislador de la bancada oficialista (MAS), que tenía 2/3 de la Asamblea Legislativa.

Por los hechos del 2019, Áñez fue sentenciada a 10 años de cárcel por los delitos de incumplimiento de deberes y resoluciones contrarias a la Constitución. Además, afronta otros procesos.

Así como en 2019 apoyó con armas a Áñez, en septiembre de 2021 Macri, junto con otros expresidentes, abogó por la exmandataria de facto ante la Organización de los Estados Americanos (OEA) y Naciones Unidas.

Si la complicidad del expresidente Macri con los golpistas fue demostrada a través de las pruebas presentadas ante la Justicia, la participación del exmandatario de Brasil Jair Bolsonaro fue confesada por él.

“¿Alguien oyó hablar de Jeanine Áñez?, ¿quién es esa mujer? Tiene aproximadamente 50 años, rubia, estuve una vez con ella en la vida, tuve una buena impresión de ella, una persona simpática, en un primer contacto tuvo nota casi de diez”, dijo Bolsonaro el 18 de junio de 2022 en el templo del Ministerio Internacional de la Restauración, en Manaus, la ciudad más importante de la floresta amazónica brasileña que se prolonga hasta el norte boliviano.

Por cierto, esa fue la segunda vez que habló de su contacto cara a cara con la ocupante por la fuerza del Palacio del Quemado. La primera revelación ocurrió en 2021. De inmediato, desde La Paz los abogados de Áñez negaron la realización de ese cónclave.

“La expresidenta ha solicitado que la defensa exprese enfáticamente que jamás sostuvo una reunión con el señor Jair Bolsonaro», dijo la doctora Norka Cuéllar, citada por Página 12.

Autor