La justicia envía a El Abra al sospechoso del ataque armado para lotear Cotapachi

Después de cinco horas de audiencia cautelar, Wilson M. M., uno de los presuntos autores del ataque armado en Cotapachi para avasallar tierras, fue enviado ayer con detención preventiva por cuatro meses a la cárcel de máxima seguridad El Abra.

Un juez de Quillacollo determinó la reclusión del procesado por la presunta comisión de dos delitos: intento de homicidio y portación ilegal de armas. El abogado de las víctimas de Cotapachi, Eduardo Mérida, informó que la justicia ordenó prisión para el imputado, tras demostrarse que el sospechoso se encontraba el 18 de agosto en la zona de conflicto donde ocho pobladores resultaron heridos de bala.

Comentó que otro elemento que se consideró para emitir fallo es que el sospechoso fue identificado por las víctimas.

“También hay otros elementos, como las balas y los fusiles que recolectó la Fuerza Especial de Lucha Contra el Crimen”, acotó.

Asimismo, el jurista ratificó la existencia de un audio que involucra a Wilson M. M. en el ataque en que fueron baleados los comunarios de Cotapachi.

Mérida dijo que, a la fecha, 11 personas están la cárcel por atacar con armas de fuego a los comunarios y reiteró que detrás de lo ocurrido hay una red de avasalladores con poder económico.

Los familiares del detenido rechazaron las denuncias de Mérida y aseguraron que el sujeto no es cabecilla ni parte de ninguna organización de avasalladores.

“Él solamente fue a ese lugar a ver un lotecito para comprarse y por motivos de trabajo, mi esposo es contratista, ése fue su error, allí le han pegado y logró escapar de milagro, han quemado hasta el auto en el que fue”, afirmó Maribel Z., esposa del acusado.

Declaró que su pareja, tras huir de los enfrentamientos, se comunicó con un “amigo” que es policía para que pedir ayuda sin percatarse de que estaba siendo grabado.

“Lo único que le ha dicho es que lo ayude, que había hartas personas heridas. Ese policía era su amigo de años, no sabemos por qué andan diciendo otras cosas”, dijo.

Entre tanto, los comunarios de Cotapachi mantienen el estado de emergencia y se dan modos para apoyar a los ocho heridos, cuyos gastos médicos superan los 250 mil bolivianos.

Fuente: Los Tiempos

Autor