«Los nadies»: mujeres en lucha en Perú

Desde hace 7 meses y sin intención de dejar las calles, se suceden en Perú masivas movilizaciones populares que tienen, desde el primer día, las mismas exigencias: sacar a Pedro Castillo de la cárcel, disolver el Congreso y convocar una Asamblea Constituyente. Las mujeres han encabezado la lucha: Martha Mamani Huacca es una de ellas.

La periodista y presidente de la multiestatal teleSUR, Patricia Villegas, describe su encuentro con ellas en estos términos: «la vi caminar por las calles de Lima, con su sombrero chico y pollera multicolor. Al rato, mientras arengaba desde un monumento, fue jaloneada por la fuerza pública».

Rememora Mamani que de chiquita fue abandonada por sus padres, creció en una zona rural y empobrecida del Perú y cuándo llegó a la mayoría de edad, habiendo ido a la escuela para aprender lo básico, se postuló para ser alcaldesa de su localidad.

Hoy tiene dos hijos, uno pequeño a quién se le dificulta oír, «porque en su tierra caen muchos rayos», según reconoce. Mamani es de la región de Puno, en el sur, zona dónde la represión del Gobierno de la presidenta designada, Dina Boluarte, ha cobrado más vidas, más de 50 de acuerdo a organismos de Derechos Humanos.

En su comparecencia la noche de este jueves en el programa «Los nadies» de la parrilla de teleSUR, Mamami reconoce los golpes recibidos por la represión policial, misma que se ha venido incrementado desde el inicio de las manifestaciones el pasado mes de diciembre, y en los últimos días ha sido “muy fuerte”.

“No hemos sido recibido por el gobierno de turno y, en cambio, hemos sido reprimidas”, reconoció.

Dijo sentirse “triste” por la actual situación que atraviesa su país: “Nosotros amamos Perú, nosotros somos peruanos. Somos pueblos originarios que hemos resistido 500 años, [de ellos] los 200 años de vida republicana”.

También han resistido, puntualizó, los últimos 30 años [desde el golpe de Estado de Alberto Fujimori] porque instauró un sistema político “entreguista, saqueador”, origen de la situación actual, analizada en profundidad por los pueblos originarios como el que ella representa.

No obstante, explica, la lucha que lleva adelante, junto a su pueblo vale la pena porque “es necesario hacer escuchar nuestra voz”, frente al racismo.

Denunció a los grupos de poder político, en particular al poder judicial, al económico y al mediático, a quienes hizo responsable de la represión y la actual crisis de su país.

Reconoció que el pueblo peruano, “el poder absoluto” se tiene que mantener de pie.

Explica, asimismo que estos siete meses de lucha, más todo lo que queda por delante, es para que “Perú sea para todos los peruanos” y se respeten todos los derechos consagrados en la Constitución.

Mamani respondía que lo que para ella es la «llama interna que no se apaga y que no la deja quedarse en casa», como preguntaba Patricia Villegas, es “su cultura aymara”, que le impulsa a amar, como mujer, a su esposo; como madre, a su hijo y, como ciudadana, a su país.

Denunció todo lo que ha desnudado, por ejemplo, la pandemia de la Covid-19, en cuanto a la atención de salud, en particular en cuanto al racismo contra su pueblo. Eso, reconoció, la impulsó a la lucha.

Piensa, en definitiva, que ganar en esta lucha sería alcanzar “la verdadera independencia de Perú”, porque “sería un hecho trascendental” para su pueblo “no estar sometido al imperialismo yanqui”. Denunció a los políticos e intereses foráneos que “jamás” han hecho nada por el pueblo peruano.

Reconoce que, aunque los objetivos trazados no se ven fáciles, en medio de la represión del Gobierno de Boluarte, a la hora de regresar a casa está convencida que todo esto no ha sido en vano: “nos vamos a mantener de pie”.

En relación con el liderazgo que emerge en Perú con el presidente Castillo preso, con procesos en curso, con sus casas incautadas opina que está saliendo del pueblo mismo, sobre todo de organizaciones y movimientos que no pertenecían a los partidos tradicionales.

Ejemplifica, en ese sentido que las fuerzas están siendo organizadas en la denominada Coordinadora nacional unitaria de lucha, donde hay organizaciones magisteriales, comunales, gremiales, transportistas, del sector del comercio.

Dice que esa coordinadora ha aglutinado a toda la clase trabajadora, luego que los partidos políticos no hubieran logrado hacer nada en relación con las expectativas del pueblo.

A la pregunta de cómo se cura de la nostalgia, en particular de la ausencia del hijo, responde que “cree que, desde la distancia, su condición de mujer la ayuda a sobrellevar la represión”. En ese sentido, reconoce que está en la Pachamama el origen de las fuerzas para la lucha, porque «nadie tiene derecho de quitarnos» lo que nos pertenece.

Fuente: TeleSUR

Autor