Los nombres escritos en los cuerpos de los niños hablan de los temores de los padres de palestinos

 Los cadáveres de tres niños yacen en una bandeja de acero dentro de lo que parece ser la morgue de un hospital de Gaza, con una de las piernas de sus pantalones levantada para revelar algo escrito en tinta negra sobre su piel.

«Recibimos algunos casos en los que los padres escribieron los nombres de sus hijos en las piernas y el abdomen», declaró a CNN el Dr. Abdul Rahman Al Masri, jefe del servicio de urgencias del Hospital de los Mártires de Al-Aqsa.

Dijo que a los padres les preocupaba que «pudiera pasar cualquier cosa» y nadie pudiera identificar a sus hijos.

«Esto significa que sienten que son un objetivo en cualquier momento y que pueden resultar heridos o martirizados», añadió Al Masri.

La tinta negra es una pequeña muestra del miedo y la desesperación que sienten los padres en el enclave densamente poblado, mientras Israel sigue machacándolo con incesantes ataques aéreos.

El supervisor de la sala del Hospital de los Mártires de Al-Aqsa donde se lavan los cadáveres describió este domingo como «un día excepcional».

Declinando dar su nombre, el hombre le dijo a CNN que el número de muertos durante la noche del sábado a este domingo había superado los 200, y se hizo eco de lo dicho por el Dr. Al Masri.

«Lo que hemos observado hoy es que muchos padres escriben los nombres de sus hijos en las piernas para poder identificarlos tras los ataques aéreos y si se pierden. Es un fenómeno nuevo que acaba de empezar en Gaza».

«Muchos de los niños están desaparecidos, muchos llegan aquí con el cráneo roto… y es imposible identificarlos, sólo a través de esa escritura consiguen ser identificados».

En las dos últimas semanas, cientos de niños han sido sacados de entre los escombros de edificios destrozados por los ataques aéreos en uno de los lugares más densamente poblados del mundo, muchos de ellos irreconocibles por sus heridas.

Mientras tanto, los hospitales se están quedando sin medicinas, agua y electricidad, y cientos de palestinos heridos siguen buscando tratamiento, según informaron a CNN médicos y trabajadores sanitarios de Gaza.

Más de 300 personas buscaron ayuda en el Hospital de los Mártires de Al Aqsa en Deir el-Balah, Gaza, después de que Israel lanzara bombas en las inmediaciones la noche del sábado al domingo, dijo el Dr. Iyad Issa Abu Zaher, director general del hospital.

La situación se ha vuelto «catastrófica», añadió.

«Es imposible que ningún hospital del mundo admita este número de heridos. No hay espacio ni camas hospitalarias para estos heridos. Los heridos están en la puerta de las salas de operaciones y unos encima de otros, cada uno esperando su turno para una operación», lamentó.

Israel declaró hace dos semanas el «asedio total» de Gaza en respuesta al ataque de Hamas, bombardeando el enclave con ataques aéreos y cerrando el acceso de toda la población a alimentos, agua y electricidad.

CNN

Autor