Ocho de cada 10 empresas cierran antes de los 2 años

Hay varios factores que inciden, pero prima la falta de un plan de negocios.

Si bien es duro formar una empresa en el país, más difícil suele ser sacarla adelante. Las cifras son elocuentes, en América Latina y en Bolivia, en particular, ocho de cada 10 nuevas pequeñas empresas cierran antes de cumplir los dos años de vida.

Algunas cifras son incluso más duras, pues hablan de que de las dos que pasan los dos primeros años, una sola pequeña empresa logra llegar a los cinco años de vida. Estudios como el Monitor Mundial de Emprendimiento (GEM por sus siglas en inglés), entre otros, muestran esta triste realidad que se debe tanto a factores internos como externos.

En Bolivia, de acuerdo con los datos del Registro de Comercio, antes manejado por Fundempresa y ahora por el Seprec, entre enero y marzo de 2022, cada día se registraron o nacieron hasta 56 unidades económicas. Al contrario, nueve, es decir el 16 por ciento, no renovaron su licencia o, se puede decir, murieron.

De las 56 empresas que nacen por día, 73,6% son unipersonales (pequeñas), 22,5% son Sociedades de Responsabilidad Limitada (medianas) y 0,7% son Sociedades Anónimas y 0,3% son Sociedades Constituidas en el Extranjero.

Son varios los factores que influyen para que una empresa no pueda surgir en el tiempo, muchas veces pese a ser buenas ideas. Desde lo interno se puede mencionar, por ejemplo, la falta de cultura emprendedora, pues muchas veces los emprendedores y las nuevas pequeñas empresas nacen sin plantearse una misión, visión, valores y estrategia.

Esta parte es la base pues define lo que el emprendimiento será en el futuro, son las líneas maestras en la que la empresa dice cual será su rol, su producto, y cómo contribuirá a solucionar algún problema que pueda tener la sociedad en este momento.

La mayoría de los nuevos emprendedores ignoran el impacto que tiene para un negocio la definición clara de su cultura empresarial, según Corponet.

“Es importante que las nuevas empresas en crecimiento se planteen su razón de existir, a dónde quieren llegar o cómo se ven dentro de determinado tiempo para así, trabajar y operar persiguiendo un objetivo claro”, dice.

La falta de esta visión sobre la empresa puede generar en lo inmediato una serie de confusiones entre los emprendedores y hacer que asuman medidas erradas que pronto se verán reflejadas en sus resultados, en su participación en los mercados, su relación con clientes, empleados, y su fin, se puede leer también el GEM.

Muchas veces, los emprendedores tampoco tienen un plan de negocios claro ni realizan un análisis estratégico sobre su proyecto. Se lanzan al mercado casi a ciegas con propuestas que no atienden al mercado, repitiendo productos, tendencias, no son innovadores y, por tanto, no pueden competir.

También es evidente la falta de liderazgo, los jóvenes suelen tener buenas ideas de negocio, pero suelen fallar en el camino, ya se por falta de temperamento y personalidad, o por falta de conocimiento. Es una realidad que no todos poseen esa pasta de emprendedores, las aptitudes y habilidades para sacar adelante un proyecto propio, señala el GEM.

Estas características del emprendedor son necesarias justo en los primeros años de vida de las pequeñas empresas, que es cuando se presenta la mayor cantidad de problemas y obstáculos.

“Muchos dueños de nuevos negocios cometen el error de querer hacer todo y evitan delegar actividades a los miembros de su equipo y esta es precisamente una de las razones por las cuales no logran sobrevivir”, dice Corponet. También suele suceder que las nuevas pequeñas empresas no aplican mecanismos de control de trabajo ni de calidad en su producción y este también es un factor negativo a la hora de su desempeño y fracaso. “La ausencia de los controles es otra de las razones por las cuales fracasan durante sus primeros años. Esto podría estar asociado al hecho de que la mayoría de emprendimientos son llevados a cabo en ambientes familiares y situaciones poco formales”, dice Corponet.

Ya en lo operativo, los emprendedores tampoco suelen planificar ni fijarse metas de corto, mediano y largo plazo, al contrario. La planeación es importante al momento de comenzar un negocio, lamentablemente este es un punto que pocos empresarios toman en cuenta, se ponen a trabajar día a día y no se dan cuenta de que este es un límite para su crecimiento, sobre todo en las fases iniciales. Igualmente, entre las nuevas empresas que murieron antes de cumplir dos años se puede notar una mala administración. No hay control sobre los gastos ni sobre los ingresos, se suele mezclar el dinero del dueño con el de la empresa, se falla a los mercados, no se cumple con los proveedores, en fin, no hay un plan.

Sin duda se puede nombrar más problemas internos que hacen que un emprendimiento no pase de los dos años, pero hay otros factores, en este caso externos, que también limitan y de forma gravitante el futuro de las empresas, como la falta de financiamiento e incentivos estatales.

‘Startups’, el éxito en tiempo récord

Pese a los diversos problemas y obstáculos que se presentan cada día en el mundo entero, siempre surgen nuevas empresas que ofrecen sus productos y servicios y tratan, en lo posible, de solucionar algunas de las carencias que tienen los mercados y las sociedades.

Pero no todas alcanzan el éxito, son pocas las que tienen una particularidad que las diferentes al resto, por lo general estas empresas aplican el potencial de las tecnologías de la información y comunicación (TIC) y su negocio crece rápidamente. Estas unidades son conocidas como startups.

Una startup es una empresa de nueva creación que, gracias a su modelo de negocio escalable y al uso de las nuevas tecnologías, tiene grandes posibilidades de crecimiento.

Entre sus principales características esta la juventud de los emprendedores, su capacidad de innovación y el uso de tecnologías de última generación. Esta es la base de su modelo de negocio y constituye una ventaja competitiva.

Suelen tener un alcance y enfoque más amplios, generalmente geográfico, incluso global. La escalabilidad es otra de sus cualidades, son negocios que buscan aumentar su magnitud e ingresos en periodos de tiempo cortos, sin aumentar sus gastos y por eso logran el éxito en pocos años.

La Razón

Autor