ONU reporta más de 420.000 desplazados en Gaza tras bombardeos israelíes

La Oficina de Naciones Unidas para la Coordinación de Asuntos Humanitarios (OCHA) dio a conocer en su último balance que más de 423.300 personas se han visto desplazadas en la Franja de Gaza a consecuencia de los bombardeos israelíes contra áreas civiles.

En un reporte actualizado, la entidad precisó que 423.378 personas se han visto desplazadas desde el pasado sábado hasta el momento, de las cuales dos tercios (270.374) hallaron refugio en escuelas de la Agencia de Naciones Unidas para los Refugiados de Palestina en Oriente Próximo (Unrwa).

Agregó que diversas agencias humanitarias acogen a los desplazados en esta red de escuelas, apoyan a quienes permanecen en otras instalaciones y distribuyen alimentos y otros suministros básicos.

De acuerdo con OCHA “en total 1.417 (palestinos) han muerto y 6.268 han resultado heridos en Gaza desde el 7 de octubre”, en tanto que 33 fueron asesinados y 500 resultaron con lesiones debido a actos de violencia de los soldados y colonos israelíes en Cisjordania.

Según el Ministerio de Obras Públicas de Gaza, “han quedado destruidos 752 edificios residenciales y no residenciales, que comprenden 2.835 viviendas. Otras 1.791 viviendas han sufrido daños irreparables y han quedado inhabitables”.

Al ampliar detalles sobre la situación humanitaria, la OCHA recordó que Israel cortó el suministro de agua, combustible, electricidad y alimentos. Debido a la falta de energía, han cerrado cuatro de cada cinco plantas de tratamiento de residuales y 53 estaciones de bombeo de aguas residuales, de 65, no funcionan.

La escasez de agua, considerada grave, afecta a más de 650.000 personas y las tres plantas que tratan agua de mar para fines de consumo (producían 21 millones de litros de agua potable al día) están completamente paralizadas. Asimismo, la falta de electricidad genera altos niveles de inseguridad alimentaria, al generar escasez de oferta.

El informe de OCHA señala que los 13 hospitales de Gaza están parcialmente operativos, pero sus generadores de respaldo pronto agotarán su reserva de combustible y hacen frente a un déficit grave de suministros médicos. En especial, se afectan los recién nacidos en incubadoras y pacientes con necesidad de oxígeno, entre otros.

A través de un mensaje difundido en la red social X, el encargado de Asuntos Humanitarios de la ONU, Martin Griffiths, cuestionó: ¿Cómo se supone que 1.1 millones de personas van a desplazarse por una zona de guerra densamente poblada en menos de 24 horas? Me estremezco al pensar cuáles serían las consecuencias humanitarias de la orden de evacuación».

Se refirió así al ultimátum dado por Israel a los residentes en Gaza para que se vayan de allí en 24 horas ante el eventual arreciamiento de bombardeos y una ofensiva por tierra de sus tropas, que ingresarían al enclave para destruir capacidades militares de Hamás y liberar a los rehenes que dicho movimiento tomó tras lanzar, el 7 de octubre pasado, la operación Diluvio de Al-Aqsa.

Por otro lado, la OCHA precisó que 1.300 israelíes murieron y 3.391 fueron heridos desde el 7 de octubre hasta la fecha. Además, confirmó que “entre 100 y 150 israelíes, entre soldados y civiles, algunos de ellos mujeres y niños, así como algunos extranjeros, han sido capturados y llevados por la fuerza a Gaza».

Telesur

Autor