OPEP ofrece apoyo a Bolivia para conformar la organización de países productores de litio

El Fondo para el Desarrollo Internacional de la Organización de Países Exportadores de Petróleo (Fondo OPEP) ofreció apoyo a Bolivia para coordinar la formación de una entidad global que reúna a los países productores de litio.

El director general del Fondo de la OPEP para el Desarrollo Internacional, Abdulhamid Alkhalifa, le hizo conocer su respaldo al vicepresidente David Choquehuanca, este lunes en Viena, Austria.

«La OPEP manifestó todo el apoyo ante el requerimiento de Bolivia para colaborar con los países productores de litio en orientar la conformación de una organización similar a la OPEP», informó la Vicepresidencia del Estado según la agencia ABI.

Durante la reunión, Choquehuanca manifestó que el objetivo de Bolivia es aprender de otros organismos sobre la construcción de alianzas.

«Necesitamos aprender de otros organismos similares, en este caso de los que han administrado petróleo», indicó el vicepresidente a medios internacionales.

La autoridad nacional anunció, tras la reunión, que se planificó tener encuentros entre los ministerios especializados y la OPEP.

En octubre del año pasado, Bolivia junto a Argentina y Chile elaboraron un documento para conformar el “Triángulo del Litio” y establecer acuerdos en precios y otros proyectos.

El Fondo OPEP para el Desarrollo Internacional es una institución multilateral de financiamiento para el desarrollo. Fue creada en 1976 por los Estados Miembros de la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP).

El 43% de la producción mundial de petróleo y el 81% de las reservas mundiales de petróleo se encuentran en países miembros de la OPEP, constituida por 13 naciones de África, Asia y América.

Reservas de litio

Bolivia posee la mayor cantidad de recursos cuantificados de litio del mundo: 21 millones de toneladas métricas solo en el Salar de Uyuni (Potosí). Con ello está por encima de Argentina (19 millones de toneladas métricas) y Chile (9 millones de toneladas métricas).

 A la lista se suma México con unos 1,7 millones de toneladas, según datos del Servicio Geológico de Estados Unidos.

El litio es considerado un metal estratégico para la transición energética mundial, ya que se utiliza para fabricar baterías que almacenan energía eléctrica.

El denominado “oro blanco” se convirtió en el centro de atención del mundo debido a la intención mundial de reducir la contaminación ambiental. La generación eléctrica con fuentes renovables y el incremento de los vehículos eléctricos son algunos ejemplos de esta transición energética mundial.

Hace unos días, la jefa del Comando Sur de Estados Unidos, Laura Richardson, se quejó de que otros países extraigan recursos de América Latina. Se refirió particularmente al ‘Triángulo del Litio’ entre Bolivia, Chile y Argentina.

Lea más: Triángulo del Litio: el asunto de seguridad nacional de EEUU sobre su ‘patio trasero’

Evidente

Son varias las veces en que Richardson se ha referido al “Triángulo del Litio” como un asunto de la “seguridad nacional” de su país en el “patio trasero”, como llaman a América Latina.

En su última intervención, el miércoles 8 de marzo en una comisión de la Cámara de Representantes, la jefa de la misión militar estadounidense en la región fue más evidente en relación al interés de su país sobre los recursos naturales estratégicos.

“Esta región está llena de recursos y me preocupa la actividad maligna de nuestros adversarios, que se aprovechan de ello aparentando que están invirtiendo cuando, en realidad, están extrayendo”, dijo en el foro legislativo.

Esa declaración provocó la respuesta del ministro de Hidrocarburos y Energías, Franklin Molina Ortiz, quien dijo que Bolivia tiene el derecho “a elegir” al socio para trabajar.

“Desde 2006, Bolivia no admite injerencias. Tenemos nuestro modelo soberano para industrializar el litio y desarrollar nuestro propio destino. Somos soberanos y trabajamos con quien mejores condiciones ofrezca al país”, remarcó.

Además, invitó a países de América Latina a articular el resguardo de los recursos estratégicos y “fortalecer las relaciones frente a estos atropellos”.

Fuente: La Razón

Autor