Pederastia: Pedro Lima sugiere a la justicia arraigar a los sacerdotes Recolons, Alaix y Suñol

El exjesuita Pedro Lima sugirió este martes a las autoridades de la justicia boliviana arraigar a los sacerdotes Marcos Recolons, Ramón Alaix e Ignacio Suñol, quienes, dijo, conocían de los casos de pederastia que cometían contra niños y novicios de la orden.

“Si las autoridades judiciales y policiales quieren dar una contundente respuesta a este caso, por favor en el día que se pida arraigo migratorio para que estas personas no escapen del país, Marcos Recolons, Ramón Alaix e Ignacio Suñol, que ojalá la justicia expida arraigo y respondan ante tantas injusticias”, dijo Lima desde Asunción, Paraguay, en una entrevista con Bolivia Tv.

Lima fue jesuita entre 1992 y 2001 y fue testigo de los abusos que cometieron los sacerdotes españoles Alfonso Pedrajas alias Pica, Luis Tó quien fue enviado a Bolivia tras ser condenado por pederastia en España y Antonio Gausste Capdevila, alias Tuco.

En 2002, Lima denunció al provincial de los jesuitas, Ramón Alaix, de los abusos cometidos por los tres religiosos.

Al día siguiente, Alaix envió una carta a Pedro Lima en la que le oficializaba su salida de la congregación.

El ex jesuita boliviano recordó que los tres sacerdotes españoles Recolons, Alaix y Suñol conformaban el grupo llamado “Los Palaciegos”, quienes protegieron y encubrieron los abusos.

Los curas españoles eran provinciales de la Compañía de Jesús y llegaron a tener altos cargos a nivel internacional.

Recolons ascendió como superior de América septentrional y nombró a Pica el viceprovincial de Bolivia, el segundo cargo más alto de la orden religiosa en el país, que tiene acceso a la documentación de las denuncias de abusos sexuales de los religiosos.

“Le da el cargo para borrar las evidencias, para que declaraciones de testigos, pruebas documentales, testimonios queden incendiados, desechados en el basurero”, denunció Lima.

Lima señaló que no presentó las denuncias ante el sistema judicial porque uno de los pederastas, Gausste Capdevila, era el capellán de la Corte Suprema de Justicia.

“Fue testigo como torcían la ley, torcían los juicios y veredictos, como al inocente le condenaban, desde la Corte Suprema de justicia, el padre Tuco manipulaba a los jueces quienes tomaba whisky y jugaban cacho”, sostuvo.

Caso Roma

Asimismo, se refirió también al caso del padre español Luis María Roma Padrosa, quien, además de abusar sexualmente a los niños entre 7 y 12 años, producía pornografía infantil.

El caso llegó a la comisión de gestión contra el abuso de menores de la Compañía de Jesús.

“El Cd (de los abusos de Roma) fue entregado al padre provincial Oswaldo Chirveches para que lo procese, sin embargo, los jesuitas acallaron el proceso, en la aceptación de culpabilidad solo dicen: encontramos verosimilitud del padre L.M.R.P., es decir que parece que es verdad”.

El caso fue remitido al Vaticano donde quedó en el olvido junto a muchos otros. Roma murió como un jesuita honorable.

En tanto, sin dar detalles, el padre Osvaldo Chirveches presentó este martes una denuncia ante el Ministerio Público por otros dos casos de pederastia cometidos por dos jesuitas.

Autor