Policía electrocuta a maestro afronorteamericano en EE.UU.

En otro acto de abuso de poder y brutalidad, la Policía de Birmingham, Alabama (sur de EE.UU.) utilizó una pistola eléctrica para detener a un maestro afronorteamericano, Johnny Mims, quien conducía la banda de música de su instituto en momentos en que respaldaban a su equipo de fútbol americano.

El hecho ocurrió en la noche del jueves pasado ante la mirada de cientos de personas, en particular estudiantes, pero el video se hizo público este lunes.

Mims dirigía la ejecución de la última pieza frente a la banda de Minor High School en Adamsville, cuando los agentes le solicitaron detener la música y abandonar el estadio. El maestro persistió en concluir la pieza y en ocasiones respondió: «Quítate de mi vista».

Ante su negativa, uno de los policías decidió detenerlo y le ordenó a otro que lo esposara. Luego, utilizaron contra él varias veces una pistola táser, que puede ocasionar descargas eléctricas de hasta 50.000 voltios.

Según la congresista estatal afronorteamericana Juandalynn Givan, quien ejerce de abogada de Mims, el hecho fue presenciado por más de 140 estudiantes, además de muchos de sus padres. En el video se pueden escuchar sus gritos y cómo increparon a los policías mientas Mims era detenido.

Givan subrayó que los estudiantes quedaron traumatizados y que el arresto fue «un alarmante abuso de poder y una clara violación de los derechos civiles de su defendido». Consideró excesiva la actuación policial, pues ya habían tendido a su cliente en el suelo y lo habían esposado y arrestado injustamente, dijo.

Aseguró que la Policía de Birmingham debería ser suspendida y refirió que la Asociación de Educación del estado investiga el hecho para emprender acciones legales contra ese Departamento para, de ese modo, «arrojar luz sobre los problemas sistémicos dentro de las fuerzas del orden y abogar por el cambio».

Tras el hecho, el Departamento policial justificó la actuación de sus agentes alegando que Mims había cometido los presuntos delitos de conducta desordenada, acoso y resistencia a la autoridad.

Sin embargo, la División de Asuntos Internos del Departamento de Policía abrió una investigación del acto de violencia y sopesa cuáles cargos imputar al maestro afronorteamericano, quien salió en libertad luego de pagar una fianza.

En conferencia de prensa, este miércoles, Mims puntualizó que reiteradamente dijo a los agentes que se trataba de la última canción. Defendió el derecho de la banda a tocar y festejar el triunfo de su equipo, así como el suyo propio de ejercer su labor como educador.  Precisó que recibió tres descargas eléctricas en el hombro izquierdo y en el torso. Recalcó que el hecho nunca debió ocurrir.

Telesur

Autor