Red Unidas: un puente que une a las mujeres de Latinoamérica y Alemania

A ambos lados del Atlántico las mujeres luchan por sus derechos y por la igualdad de género, pero si lo hacen de manera coordinada, intercambiando experiencias y saberes, tanto mejor.

Y si, además, los objetivos de la lucha quedan oficialmente consignados como la política exterior del país, mejor todavía.

Así nació la Red Unidas, creada por el Ministerio de Relaciones Exteriores alemán, para “poner en contacto a las mujeres de América Latina, el Caribe y Alemania”, con el objetivo de “promover la participación igualitaria de las mujeres en diferentes ámbitos, como la política, la sociedad, la cultura, los medios de comunicación, la ciencia y la economía”, dice a DW Johanna Pieper, referente de la Red por el lado alemán.

«Las luchas feministas se construyen y se potencian en el trabajo colectivo”, destaca, por su parte, la argentina Natalia Gherardi, directora ejecutiva de ELA, Equipo Latinoamericano de Justicia y Género, integrante de la Red, en diálogo con este medio.

«En los últimos anos, la gran visibilidad que adquirió el trabajo de los feminismos en materia de lucha contra las violencias y en el acceso al aborto legal, permiten ver la importancia de apoyarnos en los logros y aprendizajes de otros países y regiones”, saluda, asimismo, la iniciativa.

Protestas en El Salvador contra la violencia contra las mujeres.

Política exterior feminista

«Unidas es una importante contribución a una política exterior feminista”, define Pieper, al tiempo que apunta que «la ministra de Relaciones Exteriores de Alemania, Annalena Baerbock, es la madrina de la red de mujeres”.

«Es importante que el espacio de la cooperación se afirme con una perspectiva feminista”, asegura, al respecto, Liz Meléndez, directora del Centro de la Mujer Peruana Flora Tristán, en diálogo con DW. «Y mucho más, que la política exterior se defina como feminista”, agrega la experta, cuya organización figura entre las asociadas a la red, «ya que esto tiene varias implicancias”, analiza.

Y enumera: «Primero, se colocan como un eje fundamental las luchas por la igualdad de género y la justicia de género para la construcción de toda democracia. Segundo, se reconoce el aporte histórico del movimiento feminista al mundo y su vigencia como actor social y político. Y tercero, se plantea que no se pueden dar retrocesos frente a los derechos de las mujeres y las diversidades, que hay límites que los Estados no deben cruzar”, compendia.

DW

Autor