Reprimen con gases lacrimógenos a manifestantes en una nueva jornada de protestas en Perú

Este sábado, las calles de la capital peruana, Lima, han vuelto a llenarse de manifestantes que respondieron a la convocatoria popular de una marcha nacional dirigida contra el Gobierno de Dina Boluarte, al que se responsabiliza de la muerte de al menos 60 personas por la represión de la fuerza pública.

«Dina, Policía y FF.AA. ¡Asesinos! Justicia y reparación para asesinados y heridos», se podía leer en las pancartas que se vieron durante la protesta, cuyos participantes se oponen a la impunidad y la amnistía para militares y policías. 

Cientos de personas se congregaron en el Campo de Marte, en el distrito de Jesús María, para llevar cruces y ataúdes simbólicos y exigir justicia para los caídos durante su lucha por la democracia. Algunos manifestantes llevaron en sus manos las fotografías de los difuntos y lazos negros para conmemorarlos. «¡Dina asesina!», coreaban.

La Policía Nacional respondió a la marcha con gases lacrimógenos y repartiendo golpes entre los manifestantes. Al menos dos personas resultaron heridas: un hombre y una mujer que acabaron con notables lesiones en la cabeza

El manifestante lesionado explicó que fue agredido por un agente y que cuando empezó a sangrar fuertemente se le acercó otro policía exigiéndole que se limpiara de inmediato y se tapara. «Porqué si no hago eso, me va a venir una denuncia como terrorista y me van a procesar», explicó el hombre. «Empezaron a esparcir más gas y ya me ahogaba», dijo, y agregó que finalmente pudo ser atendido por paramédicos.  

Por su parte, la Coordinadora Nacional de Derechos Humanos (CNDDHH) de Perú también denunció la violencia policial nuevamente empleada contra los manifestantes. «La Policía de Perú agrede a personas que se manifestaban pacíficamente a la altura de la Contraloría, centro de Lima. Se reportan varios heridos. La Policía de Perú no puede hacer uso innecesario ni excesivo de su fuerza ¡Basta de abuso policial!«, escribió el organismo en su cuenta oficial de Twitter. 

«Por segunda vez en menos de una semana en Miraflores (Lima) y por enésima vez desde diciembre en el país, la Policía reprime una marcha pacífica e impide el derecho a la protesta«, destacó, por su parte, la periodista Jacqueline Fowks. 

Los datos de la Defensoría del Pueblo de Perú recogen que son más de medio centenar las muertes producidas en el marco de las protestas, que se iniciaron en el país a principios de diciembre de 2022.

Las movilizaciones comenzaron después la detención y encarcelamiento del entonces presidente Pedro Castillo, tras su intento fallido de cerrar el Congreso. El mandatario peruano fue depuesto y relevado en el cargo por su vicepresidenta, Dina Boluarte.

Desde entonces, miles de ciudadanos han salido a las calles a protestar exigiendo la dimisión de Boluarte, el cierre del Congreso, la redacción de una nueva Constitución y la convocatoria inmediata de elecciones anticipadas.

Fuente: RT

Autor