Revelan nuevo caso de cura violador protegido por la iglesia

El sacerdote Eduardo Revich, durante varios años, estuvo a cargo del internado de San Miguel de Icla, de Sucre, donde agredió sexualmente a 37 niños. La iglesia católica, al enterarse de las violaciones, lo destituyó del cargo de administrador del internado, pero le asignó el cargo de párroco de Zudáñez.

El Arzobispado de Sucre que, inicialmente prometió abrir la casa parroquial donde vivía Eduardo Revich, para que la Policía y la Fiscalía investiguen, posteriormente, negó cualquier tipo de ayuda para esclarecer la investigación.

El sacerdote, que durante años fue administrador del internado de San Miguel de propiedad de la iglesia católica, al conocerse los delitos, fue destituido y reubicado, como encargado parroquial de Zudáñez, donde cumplía detención domiciliaria y contaba con la protección legal de la Iglesia.

“Si bien en Bolivia los casos han sido pocos, eso no nos exime de crear estas instancias que nos ayudarán a resolver estos problemas”, expresó entonces monseñor Aurelio Pesoa.

La situación de las víctimas, es tan aberrante y vergonzosa que muchos de los niños se resisten a denunciar las atrocidades que tuvieron que padecer, con el agravante de que las violaciones no fueron cometidas por personas comunes sino por los representantes de Dios en la tierra.

Fuente: https://boliviapress.com.bo/

Autor