Rihanna conquista el Super Bowl con una acrobática actuación

Vestida completamente de rojo, la megaestrella Rihanna ofreció este domingo, en el descanso del encuentro de la Super Bowl entre Kansas City Chiefs y los Philadelphia Eagles. Fue su primer concierto en siete años en una acrobática y sensual actuación mostrando su nuevo embarazo.

Para esta retransmisión, vista por más de 100 millones de espectadores, la artista barbadense que en mayo pasado fue madre de su primer hijo, cantó media docenas de canciones, entre ellas Bitch better have my moneyWe found loveWork o Diamonds en una «celebración» de su catálogo, como ya había anunciado.

Subida en una de las varias plataformas suspendidas por arneses que sobrevolaron el State Farm Stadium de Glendale (Arizona), fue arropada por decenas de bailarines vestidos de blanco en otras plataformas y en el suelo. Lo más comentado fue la barriga que dejó ver el buzo abierto desde la cadera y un cinturón que acentuaba su embarazo; confirmado por sus representantes.

La estrella del pop espera su segundo hijo.

El pasado jueves en una entrevista con Apple Music, patrocinador del espectáculo, aseguró que había aceptado el reto porque quería mostrar sus raíces caribeñas y representar a inmigrantes y mujeres negras.

Barbados en el escenario

«Esa es una gran parte de por qué es importante para mí hacer este espectáculo: representación. Representación de los inmigrantes. Representar a las mujeres negras de todo el mundo. Es fundamental para que la gente vea las posibilidades», contó Robyn Rihanna Fenty, su verdadero nombre; convertida en exitosa empresaria de cosméticos, lencería y alta costura, además de exitosa cantante ganadora de nueve premios Grammy.

Nacida en Barbados hace 34 años, la intérprete de Umbrella del álbum Good Girld Gone Bad que la proyectó a la fama mundial, uno de los temas que interpretó el domingo en su show de la Super Bowl, aseguró también que «nunca imaginó que llegaría hasta aquí» y no escondió su «emoción «de tener a Barbados en el escenario del Super Bowl».

En 2019, Rihanna rechazó participar en el Super Bowl en solidaridad con Colin Kaepernick. El ex ‘quarterback’ de los San Francisco 49ers se convirtió en un símbolo de la lucha contra el racismo y la brutalidad policial arrodillándose durante el himno estadounidense previo a los partidos. La estrella ijo que este año había aceptado porque «es importante que mi hijo vea esto».

Rihanna justificó entonces en la revista Vogue que no podía ser «una vendida» ni una «facilitadora».

Desde que dejó los San Francisco 49ers en 2017, el jugador no volvió a ser contratado por ningún otro equipo.

Además de Rihanna, que lanzó su último álbum Anti en 2016, las marcas comerciales también han vuelto por sus fueros; llegando a pagar de 6 a 7 millones de dólares por 30 segundos en el gran escaparate televisivo, el mayor de Estados Unidos.

Fuente: La Razón

Autor