Rusia:»Los riesgos de un conflicto global están creciendo»

El ministro de Asuntos Exteriores de Rusia, Serguéi Lavrov, interviene este miércoles en la reunión del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas (ONU) sobre Ucrania, que se desarrolla en Nueva York. 

Al principio de su discurso, Lavrov destacó que, tras la finalización de la Guerra Fría, los países occidentales, encabezados por EE.UU., se autoproclamaron capaces de decidir sobre el destino «de toda la humanidad«. «Hoy en día, Occidente recurre a normas y principios estatutarios de manera selectiva, […] únicamente de acuerdo con sus necesidades geopolíticas egoístas«, destacó.

«Esto conduce inevitablemente al deterioro de la estabilidad global, a la exacerbación de las fuentes de tensión existentes y al fomento de nuevas. También aumentan los riesgos de un conflicto global«, señaló el jefe de la diplomacia rusa.

«También crecen los riesgos de un conflicto global«, aseguró Lavrov. «Precisamente, para detenerlos, para dirigir los acontecimientos en una dirección pacífica, Rusia insistió e insiste en que todas las disposiciones de la Carta de la ONU deben respetarse y aplicarse no selectivamente, sino en su totalidad y en interconexión, incluidos los principios de igualdad soberana de los Estados, la no injerencia en sus asuntos internos, el respeto a la integridad territorial y el derecho de los pueblos a la autodeterminación«, explicó.

Intervención en la política de Ucrania

En sus declaraciones, Lavrov culpó a Occidente del «colapso de Ucrania», afirmando que tiene la responsabilidad directa en la incitación a la guerra civil en su territorio, después de haber perturbado la implementación de los acuerdos de Minsk. «Desde el colapso de la URSS y la formación de Estados independientes en su lugar, EE.UU. y sus aliados han interferido de manera grosera y abierta en los asuntos internos de Ucrania«, aseguró el canciller.

«Como admitió públicamente, e incluso con orgullo, la subsecretaria de Estado de EE.UU., Victoria Nuland, a finales de 2013, Washington gastó 5.000 millones de dólares para educar a políticos obedientes de Occidente en Kiev. Todos los hechos que implicaron la ingeniería de la crisis ucraniana se conocen desde hace mucho tiempo, pero se está intentando silenciarlos de todas las formas posibles para cancelar toda la historia hasta el año 2014″, indicó.

Falta de argumentos para un «diálogo sincero»

Lavrov señaló que hoy en día Moscú «solo escucha las consignas: invasión, agresión y anexión». «Ni una palabra sobre las causas subyacentes del problema, sobre cómo durante muchos años alimentaron un régimen abiertamente nazi que reescribió los resultados de la Segunda Guerra Mundial y la historia de su propio pueblo», añadió.

Occidente no quiere, ni tampoco puede mantener un «diálogo sincero» sobre el problema ucraniano, destacó el ministro ruso. Asimismo, «evita una conversación sustantiva basada en hechos y en el respeto de todos los requisitos de la Carta de la ONU. Al parecer, no tiene argumentos para un diálogo honesto», lamentó Lavrov.

Mientras no paran de hablar sobre la integridad territorial de Ucrania, «las antiguas metrópolis coloniales guardan silencio sobre la decisión de la ONU de la necesidad de que París devuelva la llamada ‘Mayotte francesa‘ a la Unión de las Islas Comoras, que Londres abandone el archipiélago de Chagos e inicie negociaciones con Buenos Aires sobre las Islas Malvinas«, resaltó el canciller.

RT

Autor