«Se transmite un mundo color de rosa»: López Obrador lanza una dura crítica a las narcoseries

El presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, criticó este martes las series que romantizan el narcotráfico y que solo muestran los costados glamorosos del mundo del crimen organizado.

«Hay series de narcotraficantes que se vuelven hasta ídolos, se transmite un mundo color de rosa de residencias lujosas, de carros último modelo, de muchachas, muchachos guapos, ropa final, alhajas, poder», lamentó durante su conferencia de prensa.

Esta visión, agregó, resulta muy lucrativa gracias a que no se revelan las verdaderas facetas.

«Hay otra realidad, la otra cara de la moneda que tiene que ver con la destrucción de las personas por las drogas y sobre todo de los jóvenes. Eso no se difunde, eso no está en la tele ni en la serie», dijo.

Por eso, afirmó, es necesario informar sobre el daño que produce el consumo de drogas y el impacto de las adicciones en la sociedad.

«Hay que mostrar el por qué de la infelicidad, el vacío, el abandono de los jóvenes, por qué se toma ese camino, qué está pasando en lo social, lo familiar, por qué se busca esa felicidad transitoria y fatal en vez de vivir felices siempre sin las drogas«, señaló antes de darle la palabra al subsecretario de Salud, Hugo López-Gatell.

Lecciones

López-Gatell ha estado participando en las conferencias presidenciales para explicar «los peligros» de las drogas. En esta ocasión, se refirió de manera específica a la cocaína.

«No hay final feliz, irremediablemente las drogas tienen un lado muy profundo y grande de sufrimiento que está en el origen y la consecuencia de las adicciones», aseguró.

Según el funcionario, el consumo de sustancias se relaciona con una profunda desigualdad social y la marginación, que fueron en aumento dentro de los gobiernos anteriores que impusieron un modelo social basado en la exclusión y la concentración de la riqueza.

Con respecto a la cocaína, aseguró que, al igual que las metanfetaminas, se trata de drogas que inducen a la violencia porque sus efectos se traducen en una rápida dependencia y síndrome de abstinencia.

También aclaró que esto no tiene nada que ver con el consumo ancestral de hojas de coca, ya que la planta no tiene estos efectos.

«Se ha criminalizado a la hoja de coca como si fuera la que causa alteraciones», reconoció al advertir que, a diferencia de otras sustancias, la cocaína no tiene ningún uso médico.

López-Gatell precisó, por otra parte, que esta droga es conocida con múltiples nombres: «piedra», «cebollita», «crack», «nieve», «blanca nieves», «perico», «doña blanca» y «caspa del diablo».

Fuente: RT

Autor