TKSAT-1 cumple 10 años de lanzamiento y la ABE factura Bs 1.700 MM por sus servicios

El satélite Túpac Katari (TKSAT-1) de comunicaciones cumple este mes 10 años de su lanzamiento y la Agencia Boliviana Espacial (ABE) facturó Bs 1.700 millones por los servicios que brindó durante ese tiempo, informó el director ejecutivo de la empresa estatal, Iván Zambrana.

“Desde el primer día que ya el satélite funcionó, la ABE ha sido autosuficiente y más bien ha empezado a transferir dinero al TGN (Tesoro General de la Nación); la facturación acumulada de estos 10 años llega a los 1.700 millones de bolivianos más o menos”, dijo en contacto con Abya Yala, según recoge ABI.

El satélite Túpac Katari fue lanzado a órbita el 20 de diciembre de 2013 desde China, exactamente a las 12h42. Inició su servicio comercial en abril del siguiente año y desde entonces hasta ahora, la operación y administración es la principal actividad de la ABE.

El proyecto demandó una inversión que alcanza a los $us 302 millones y tiene 15 años de duración. Sin embargo, la finalidad es continuar con ese tipo de servicios y para ello se tiene el proyecto de un segundo satélite.

“Tenemos que garantizar la continuidad del servicio, entonces ya tenemos desde hace varios años un proyecto para un nuevo satélite que mantenemos actualizado, porque la tecnología cambia día a día y esperamos tomar una decisión y firmar un contrato el año 2025, a más tardar el 2026”, reveló Zambrana.

COBERTURA

En sus 10 años de servicio, con el TKSAT-1 los servicios de comunicaciones en el territorio nacional aumentaron su cobertura para servir a los bolivianos, principalmente a quienes viven en áreas alejadas.

El satélite boliviano fue concebido con la finalidad de cumplir con las políticas de inclusión social y de universalización de los servicios de telecomunicaciones, principalmente, en el Estado Plurinacional.

Es controlado desde las estaciones terrenas de Amachuma, en La Paz, y La Guardia, en Santa Cruz, ambas son propiedad de la ABE. En la estación de Amachuma se implementó un telepuerto, que permite la prestación de servicios de telecomunicaciones a diversos clientes.

Con la venta de los servicios del satélite, la empresa genera recursos económicos, los cuales también aportan a las políticas sociales del país como el Bono Juancito Pinto a los estudiantes para evitar la deserción escolar.

Esta semana, el Ministerio de Educación entregó un reconocimiento a la Agencia Boliviana Espacial por su aporte económico de Bs 41 millones para esa política social durante la presente gestión.

La Razón

Autor