Un año desde que Elon Musk compró Twitter (X): un colectivo francés pide un día sin tuitear

Tras un año al frente de Twitter, que desde entonces ha pasado a llamarse X, la trayectoria de Elon Musk en la reestructuración de la plataforma social no es muy buena: falta flagrante de moderación de los mensajes, desinformación, apología del terrorismo, incitación a la violencia o al odio, etc.

«X es una sombra de lo que fue Twitter»

El artículo publicado esta semana en el diario Le Monde por los 28 firmantes del colectivo de periodistas, investigadores y universitarios #NoTwitterDay, subraya que la calamitosa gestión de la red social por parte de Elon Musk representa un peligro para la democracia.

A sus miembros les preocupa que la casi inexistente moderación de los mensajes en la plataforma haya provocado una avalancha de desinformación. Esta desinformación ha alcanzado nuevas cotas desde el estallido del conflicto provocado por el grupo terrorista Hamás en Israel. «Imágenes de una violencia sin precedentes, que podrían ser vistas por menores en cualquier momento, han inundado la red social», escribe el grupo. Estas críticas son compartidas por la Comisión Europea, que ha anunciado la apertura de una investigación sobre la difusión de «información falsa», «contenidos violentos y terroristas» y «discurso del odio».

«Al final, la situación parece empeorar mes a mes. Cada vez más usuarios encuentran el entorno de Twitter extremadamente tóxico, hasta el punto de que deciden dejar de utilizar la plataforma y dirigirse a otras. La desinformación y los contenidos ilegales en general siguen propagándose, por lo que realmente parece que X es una sombra de lo que fue Twitter. Y es bastante doloroso, de hecho, ser testigo de la degradación gradual de una plataforma que era, realmente, un espacio crucial para el debate público para muchas personas y comunidades», explica Valère Ndior, investigador especializado en gobernanza digital.

«Es difícil imaginar que X siga existiendo dentro de dos o tres años, o al menos que siga existiendo en esta forma. X tendrá que responder a las advertencias y peticiones de información que la Comisión Europea ha enviado a sus departamentos. Si no lo hace, X se expone a sanciones progresivas. Éstas podrían incluir una sanción que represente un porcentaje de su volumen de negocios anual, hasta el 6%, multas y, potencialmente, restricciones de acceso al territorio de la Unión Europea. Estamos realmente en un punto de inflexión. Si Elon Musk y su equipo no cooperan con el equipo de la Comisión Europea y el de Thierry Breton, podemos esperar que las sanciones se acumulen y hagan insostenible el modelo de negocio de Twitter a largo plazo», subraya.  

Abonados y anunciantes huyen

La introducción de un sistema de certificación de pago en la red X, que favorece a las cuentas de desinformación en detrimento de los usuarios que se niegan a suscribirse, ha ahuyentado a un gran número de anunciantes e internautas.

La inmensa mayoría de los mayores anunciantes del mundo han dejado de hacer negocios en X, según las cifras recopiladas por varios analistas del sector tecnológico. Desde su adquisición por 44.000 millones de dólares, Twitter ha perdido la mitad de sus ingresos publicitarios en todo el mundo. Pero si, como dice el refrán, «el dinero no mata», al menos para un multimillonario, la fuga de suscriptores podría ser la perdición de la plataforma X.

Las decisiones de Musk, la mayoría de ellas tomadas de forma precipitada, han tenido efectos devastadores en los usuarios, lo que se ha traducido en una lenta pérdida de interés por la red. Esto es especialmente cierto en Francia, donde el tráfico en X, antes Twitter, ha caído más de un 13% desde su adquisición.

Fuente: El Deber

Autor