«Un cementerio al aire libre»: animales del Pantanal brasileño luchan por sobrevivir a incendios

En medio de una inédita ola de calor que azota a Brasil, los incendios no dan tregua desde hace semanas a la vegetación y a los animales del Pantanal, el humedal más grande del planeta y santuario de la biodiversidad. 

Tras los cruentos incendios en 2020, los animales vuelven a tener problemas para sobrevivir y luchan cada día por encontrar comida, mientras pierden poco a poco su hábitat.

Las imágenes de panteras acorraladas por el fuego y caimanes, monos o serpientes carbonizadas, alertan de la gravedad de la situación. 

Esta llanura aluvial, reconocida como Patrimonio de la Humanidad por la Unesco, se extiende a través de Bolivia, Paraguay y Brasil, país que concentra el 70 % del bioma y parte de los estados de Mato Grosso y Mato Grosso do Sul. 

«La tierra sigue hirviendo»

Una de la zonas más afectadas es el Parque Estatal ‘Encontro das Águas’, en el estado de Mato Grosso, y donde existe la mayor concentración de jaguares del mundo. El Instituto Centro de Vida (ICV) calcula que un 32 % de su superficie fue arrasada por las llamas. 

En un video, que circula en las redes sociales, se observa al Grupo de Rescata de Animales en Desastres (GRAD) ante varios animales que murieron directa o indirectamente por el fuego.

Los incendios ya consumieron más de un millón de hectáreas del Pantanal este año, el triple de lo registrado en 2022, según datos del Laboratorio de Aplicaciones Ambientales de Satélites.

Solo en los primeros 15 días de noviembre, hubo 3.024 focos de incendios, el peor registro desde que comenzó la serie histórica en 2002.

«Una vez más tenemos un cementerio al aire libre, incluso por donde ha pasado el fuego, la tierra sigue hirviendo y hay mucho humo en el aire«, alertó un miembro del GRAD.

Los fuertes vientos, las altas temperaturas y el clima seco provocaron que el fuego atravesara la carretera Transpantaneira, con 150 kilómetros de longitud y conocida por ser un atractivo turístico en la región. Las llamas la invadieron completamente y se tuvo que evacuar a la gente de las posadas.

«No podemos aceptar que este tipo de escenas se vuelvan banales y comunes», aseveró Gustavo Figueiroa, biólogo de la ONG SOS Pantanal, quien criticó que «solo se actúe cuando la situación ya está fuera de control».

Fuente: RT

Comentarios

Autor