Un viaje, un reencuentro fallido y dolor: la muerte de los López Choque y el milagro de Zaid

La familia boliviana que residía en Argentina se dirigía a Uyuni, pero la fatalidad la sorprendió en la ruta. Zaid, de 4 años, sobrevivió y, tras una intensa campaña, pudo reencontrarse con su papá. La noticia tuvo repercusión internacional. 

15 de enero de 2024

En el medio de la desolada tragedia, en el medio del desconsuelo, también labra su propio espacio el milagro. Le desbarata los planes a la muerte y le provoca una sonrisa cómplice a la vida. Y en la historia de los López Choque, el milagro se llama Zaid.

La fatalidad que le asaltó la existencia a seis miembros de los López Choque, una familia boliviana que residía en Villa Celina, partido de La Matanza, Buenos Aires (Argentina), llegó como lo hacen todas ellas, de improviso.

La madrugada del sábado 13 de enero, aproximadamente a las 05:00, el Peugeot 807 en el que viajaba el grupo chocó de frente con un micro de larga distancia de la empresa Royal Class. El accidente sucedió en la ruta Panamericana, a unos cuatro kilómetros de Challapata, Oruro.

Seis de los ocupantes del auto particular, que viajaban desde Argentina y se dirigían a Uyuni, fallecieron en el acto, producto del fuerte impacto en la carretera. Solo dos de ese motorizado sobrevivieron: el conductor, Carlos Portillo, y Zaid Daniel S., el niño de apenas 4 años.

Por el lado del micro, el único que le torció el brazo a la muerte fue el chofer, David Guadalupe Galián. Angélica Yoselin Cazón pereció instantáneamente.

Siete vidas terminadas y un viaje a Uyuni motivado por un reencuentro familiar que no fue y que acabó en desgracia, pues los López Choque habían decidido partir desde Buenos Aires a bordo de su coche para asistir al licenciamiento de un ser querido, según el dato compartido por Clarín.

CAMPAÑA INCANSABLE

Ni bien se conoció la noticia sobre Zaid Daniel, medios de la colectividad boliviana radicada en Argentina, portales informativos propios del vecino país -como Clarín, TN y Prensa Móvil, entre otros- y medios de Bolivia han coincidido en impulsar una suerte de campaña para dar con otros familiares cercanos de Zaid que vivan dentro del territorio nacional.

Fueron muchas horas de angustia, pero, finalmente, hubo noticias alentadoras.

Según le ha confirmado a OPINIÓN la trabajadora social Yadira Salazar, funcionaria de la Dirección de Igualdad de Oportunidades (DIO) de la Alcaldía de Oruro, han podido contactar al papá del niño.

“Se logró dar con los familiares del menor, quien ya se encuentra con su papá. Aún sigue internado. También están los abuelos y los tíos. Ya pudimos ubicar a la familia”, comentó, de forma sucinta, Salazar.

Cabe dejar en claro que el progenitor de Zaid no era parte del viaje desde Buenos Aires hasta nuestro país.

Ahora, el niño, que perdió a su mamá en la tragedia, se recupera en el área de Pediatría del Hospital General San Juan de Dios.

OPINIÓN

Autor