Brasil pide a España y a la FIFA que tomen medidas tras los ataques racistas contra Vinícius

El Gobierno de Luiz Inácio Lula de Silva repudió en «los más fuertes términos» los ataques racistas contra el futbolista brasileño Vinicius Jr., que ocurrieron durante el partido de la Liga española que el Real Madrid jugó en el estadio Mestalla contra el Valencia.  

En un comunicado conjunto, los ministerios de Igualdad Racial, Deportes y Justicia y Seguridad Pública lamentaron «profundamente» que «no se hayan tomado medidas efectivas para prevenir y evitar la repetición de estos actos de racismo».

Por ello, pidieron «a las autoridades gubernamentales y deportivas de España que tomen las medidas necesarias para sancionar a los autores y evitar que se repitan estos hechos», y exigieron lo mismo a la Federación Internacional de Fútbol (FIFA) y a LaLiga.

Vinícius ha sido víctima de frecuentes ataques racistas en varios partidos de la liga española, pero el disputado el domingo llegó a interrumpirse después de que parte del público le insultara llamándole «mono».

Los insultos contra el jugador ya se produjeron incluso antes del partido. El autobús en el que llegó a Valencia fue recibido a grito de «¡Mono, mono!».  

En una rueda de prensa, la ministra de Igualdad Racial de Brasil, Anielle Franco, informó que se había comunicado con la vicepresidenta de España, Yolanda Díaz. «Hablé con ella, estamos esperando una respuesta directa del gobierno«, declaró. 

«Cuidar al pueblo negro»

Asimismo, dijo que el Ministerio de Exteriores llamará a la embajadora de España en Brasil, Maria Fernández-Palacios, para pedirle explicaciones.

Franco recordó que «el historial de LaLiga no es bueno» y «es muy racista». «Ayer mismo, el propio presidente [Javier Tebas Medrano] quiso echarle la culpa a Vini por haber vivido este racismo. Y estamos aquí para enfrentar esto juntos, con mucha seriedad y dureza», comentó.

La ministra calificó lo ocurrido como «un mal» que necesita ser combatido «de raíz». «Es inaceptable que, en 2023, todavía tengamos que estar aquí llamando a la prensa, en una rueda de prensa, para hablar de racismo», lamentó.

Y continuó: «Mientras haya sangre corriendo en mis venas, mientras estemos al frente de la cartera de Igualdad Racial (…) vamos a seguir cuidando al pueblo brasileño negro, sea aquí o en el exterior». 

El Gobierno de Brasil ha reaccionado con firmeza a esta polémica y el propio Lula abordó el tema desde Japón, país al que viajó para participar en a la cumbre del G7. El mandatario recalcó que «no es posible que casi en pleno siglo XXI» se vean esos «prejuicios raciales ganando fuerza en varios estadios de fútbol de Europa».

«Un chico pobre que venció en la vida. Uno de los mejores jugadores del mundo. Ciertamente, del Real Madrid es el mejor. Le ofenden en cada estadio al que asiste», comentó.

Hasta finales de marzo, LaLiga contaba con al menos ocho denuncias por racismo contra Vinicius. El Real Madrid, donde juega el brasileño, presentó este lunes un nuevo recurso ante la Fiscalía «contra los delitos de odio y discriminación, para que se investiguen los hechos y se depuren responsabilidades».

RT

Autor