CFK encabeza masivo homenaje de los argentinos a 20 años de la asunción de Néstor Kirchner

La vicepresidenta argentina, Cristina Fernández de Kirchner, encabezará este jueves un acto multitudinario para celebrar los 20 años de la juramentación presidencial de Néstor Kirchner, quien fuera su compañero de vida y referente del peronismo.

Ante decenas de miles de argentinos que llenaron la Plaza de Mayo a pesar de la lluvia, recordó que cuando Néstor Kirchner asumió la Presidencia le habían dejado un Estado muy pequeño con una deuda enorme y empresas como la energética YPF, Correos y otras privatizadas, con jubilaciones irrisorias para trabajadores que habían cumplido todos los años y los aportes.

Dijo que en ese momento el 60 por ciento de los jubilados eran subvencionados por el Estado y que las principales empresas dedicadas a ese negocio reportaban ganancias millonarias.

Ahora que con premeditación se intenta cuestionar el papel del Estado, se preguntó por qué si tienen fama de ser buenos administradores el sector privado de Argentina generó tanta deuda.

Aseguró que los Gobiernos del kirchnerismo pagaron la gigantesca deuda que dejaron los presidentes neoliberales.

Añadió que Néstor Kirchner renegoció los plazos de esa deuda y una quita de intereses. Dijo que en ese momento el Gobierno argentino recuperó el timón de la economía y comenzó un proceso de industrialización, de valor agregado, de repatriación de científicos e investigadores, de una red social de inclusión para una sociedad que había sido devastada por la desocupación y la exclusión.

El PIB era de 164.000 millones de dólares. Cuando CFK entregó el Gobierno era superior a 647.000 millones de dólares. Durante 12 años y medio se pagaron 100.000 millones de deudas que no habían contraído.

Responsabilizó de ello al modelo de producción neoliberal y dijo que los argentinos han de dar un salto cualitatito, y generar una alianza entre lo público y lo privado para hallar otro tipo de solución, que genere valor agregado y trabajo calificado, y que no esté sujeta a la doctrina que quieren continuarle imponiendo a ese país.

Afirmó que eso es lo que esperan los argentinos y no las boludeces que dicen todos los días los medios hegemónicos.

Aseguró que a pesar de todas las críticas y el acuciante problema de la distribución del ingreso, el actual Gobierno es mucho mejor que cualquier otro mandato de Macri.

Subrayó que a veces, para distribuir mejor el ingreso es preciso ponerle carita fea a los que tienen mucho, que no se trata de confrontar, dijo. Por eso es que me persiguen y me proscriben, porque nunca seré de ellos. Soy del pueblo y de allí no me muevo.

Llamó a construir organizaciones más fuertes y estructuradas, con cuadros que tomen la posta y dar el salto que necesita el país. Destacó que el préstamo del FMI fue político y política ha de ser la solución. Instó a la sociedad a tener unidad respecto a esa cuestión.

Además, consideró imprescindible darle al país un Poder Judicial que sea digno de su historia, por lo que pidió a todos los partidos políticos que repiensen el sistema institucional de la nación y deje atrás una Corte Suprema de carácter monárquico, con derechos de por vida y que no rinden cuentas.

Telesur

Autor