Fotos “inapropiadas” le cuestan el cargo al hijo del Primer Ministro de Japón

El primer ministro de Japón, Fumio Kishida, anunció este lunes la destitución de su hijo mayor como secretario de su oficina, tras la polémica causada por una fiesta con familiares en la que se tomó fotografías en la residencia oficial del mandatario.

Shotaro Kishida, hijo mayor del líder conservador japonés, abandonará su cargo oficial tras el aluvión de críticas que ha recibido por este último controvertido episodio, que se suma a otros anteriores que le situaron en el punto de mira.

El propio Primer Ministro japonés anunció este lunes que ha pedido a su hijo que asuma la responsabilidad por su “comportamiento inapropiado”, en declaraciones a los medios nipones, que consideran el movimiento como una destitución de facto.

La semana pasada varios medios locales publicaron una serie de fotografías en las que aparecía el hijo de Kishida junto a familiares y amigos posando en la residencia oficial del primer ministro, tomadas supuestamente durante una fiesta organizada allí.

Los partidos de la oposición y numerosos ciudadanos a través de las redes sociales expresaron sus críticas contra el aparente uso de unas instalaciones oficiales para fines personales y festivos, ante lo cual el Gobierno tuvo que salir al paso y anunciar que Shotaro Kishida había sido amonestado a nivel interno.

Esto no bastó para aplacar el descontento hacia el hijo de Kishida y hacia el Gabinete liderado por su padre, quien contaba con índices de respaldo popular muy bajos aunque ha experimentado cierto repunte tras la cumbre del G7 celebrada en la ciudad de Hiroshima entre los pasados días 19 y 21.

Shotaro Kishida ya fue objetivo de las críticas a comienzos de año, tras desvelar los medios nipones que durante sus visitas a Estados Unidos, Francia y el Reino Unido junto a su padre en una gira diplomática había usado un coche oficial para fines personales como turismo o ir de compras.

El hijo de Kishida ocupaba el cargo de secretario ejecutivo de la oficina del primer ministro desde el pasado octubre. En Japón, donde hay una amplia tradición de linajes dominantes en la política, es habitual que los descendientes de familias con arraigo en el poder inicien su trayectoria política por esta vía.

Correo del Sur

Autor