Moscú: «No han conseguido sembrar la discordia entre Rusia y América Latina»

Las relaciones entre Rusia y América Latina se irán reforzando pese a los intentos de ciertas fuerzas de socavar estos lazos, afirmó la portavoz del Ministerio de Exteriores ruso, María Zajárova, al comentar sobre la cumbre entre la Unión Europea (UE) y la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (Celac) que se realizó esta semana en Bruselas, Bélgica.

«En lo que respecta a los lazos entre Rusia y América Latina, aquellos que esperan sembrar la discordia entre nosotros no lo han conseguido y no lo conseguirán», dijo la vocera durante una rueda de prensa. 

«Tenemos una buena tradición de simpatía mutua, de disposición a la interacción igualitaria y a un diálogo mutuamente beneficioso sobre la base de las normas universalmente reconocidas del derecho internacional, ante todo, del respeto mutuo, de la consideración de los intereses del otro y de la comprensión del mundo moderno y todo ello solo se irá reforzando», subrayó Zajárova.

La diplomática acusó a la UE de intentar utilizar la cumbre «para imponer un punto de vista occidental y obligarles, a los latinoamericanos, a suscribirlo».

El conflicto en Ucrania, aunque no era el objetivo de la III Cumbre Celac-UE, fue uno de los temas abordados en la cita y complicó la redacción de la Declaración Final, por discrepancias entre las autoridades europeas y algunos líderes latinoamericanos al respecto.

El presidente de Brasil, Luiz Inácio Lula da Silva, criticó la posición del bloque comunitario ante el conflicto y aseguró que todos los recursos que se emplean para prolongarlo «son esenciales para la economía y los programas sociales».

Asimismo, mencionó que «recurrir a sanciones y bloqueos«, como los que ha aplicado la UE contra Rusia, «sin el amparo del derecho internacional, solo sirve para penalizar a las poblaciones más vulnerables».

Por su parte, el presidente de Nicaragua, Daniel Ortegacomentó que al principio la comunidad europea quería invitar al encuentro al presidente ucraniano Vladímir Zelenski. «Los europeos [estaban] presionando, pero la mayoría de los países de la Celac no aceptaron y no pudieron sentar allí al fascista del presidente de Ucrania», expresó.

«Entonces, luego, los europeos se empeñaron en introducir unos párrafos donde inculpaban a la Federación Rusa de todo lo que está aconteciendo en Ucrania. Nosotros no podíamos aceptar esto, pero además no tenía sentido en la agenda», declaró.

RT

Autor