«Puse fin a una confrontación política»: Lasso justifica en su informe anual la ‘muerte cruzada’

El presidente de Ecuador, Guillermo Lasso, ofreció este miércoles su Informe a la Nación, la rendición de cuentas anual a la que está obligado como mandatario, al cumplir dos años en el poder.

En el acto, celebrado en el auditorio de la Plataforma Social de Quitumbe, al sur de Quito, ante otros funcionarios y personal diplomático acreditado en Ecuador, justició su decreto de ‘muerte cruzada’, con el cual disolvió la Asamblea Nacional el miércoles de la semana pasada.

«Hace ocho días, utilizando un mecanismo democrático reconocido en la Constitución de la Republica, puse fin a una confrontación política que tenía inmerso al país en una crisis que se agudizaba con el tiempo«, expresó.

Añadió que disolver la Asamblea Nacional, justamente cuando en ese organismo se llevaba a cabo un juicio político en su contra por el presunto delito de peculado, «cerró un largo capítulo de desinstitucionalización y abuso de poder liderado por sectores políticos que se habían trazado como meta la cooptación de todo el Estado«.

El mandatario dijo, además, que después de esta decisión, que considera «histórica, por la profundidad de su significado», nunca más un presidente de la República «quedará a merced de una Asamblea que dedique su tiempo a conspirar e impedir que un Gobierno avance en la agenda para el desarrollo del país».

Lasso comentó que con esa decisión de disolver el Parlamento, su opción fue «mirar hacia los ecuatorianos», quienes ahora tendrán la opción de elegir nuevas autoridades legislativas y al nuevo mandatario, puesto que con la ‘muerte cruzada’ se convocan a elecciones anticipadas.

«Con humildad les pido elegir a los mejores ecuatorianos, ejercer su voto creyendo, de manera fehaciente, que es la herramienta más valiosa que tienen para enrumbar al país hacia un mejor destino […] Al momento de votar les recomiendo que tengamos memoria», añadió en su discurso.

Inusual rendición de cuentas

Este año la presentación del informe anual del mandatario se da de manera inusual, puesto que según el artículo 147 de la Constitución, este debe ser presentado ante la Asamblea Nacional, pero debido a que fue disuelta, el acto fue modificado.

De esta manera, es la primera vez desde el retorno a la democracia, en 1979, que la rendición de cuentas de un presidente no se realiza ante el Congreso.

En su discurso, Lasso ofreció las cifras que maneja su administración sobre los logros alcanzados en su segundo año de Gobierno en materia de economía, salud, educación y otras áreas.

Por ejemplo, dijo que en 2022 aumentó la recaudación tributaria a más de 17.000 millones de dólares, 3.000 millones más que en 2021.

Agradecimiento a militares

Previo a este acto, Lasso participó en una ceremonia militar por la conmemoración de los 201 años de la Batalla de Pichincha, el evento que selló la definitiva independencia del territorio que hoy es Ecuador.

Ahí, agradeció a los militares por apoyar la decisión tomada la semana pasada en contra del Parlamento ecuatoriano.

«No han dudado en respaldar la Constitución y las decisiones legítimas, constitucionales que debí tomar hace una semana al disolver la Asamblea Nacional», expresó.

En su discurso dijo que actualmente en Ecuador las Fuerzas Armadas y la Policía Nacional están librando una nueva batalla, que es el combate al crimen organizado, algo que consideró como «una lucha por la paz y por el desarrollo nacional».

«Sabemos con total certeza que con valentía, decisión y amor por el país derrotaremos al crimen organizado, que pretende con sus actos terroristas arrebatarnos los derechos más preciados que tenemos los seres humanos: la vida, la libertad y la paz», expresó.

Tras participar en estos actos, Lasso emprende viaje este mismo miércoles a EE.UU. para someterse a una «intervención médica» y retornará a su país el próximo domingo, informó la Secretaría General de Comunicación de la Presidencia.

Fuente: RT

Autor